Haití sería desierto en 15 años

Haití sería desierto en 15 años

POR PASTOR VASQUEZ
En 15 años la República de Haití estará totalmente desierta, de seguir el ritmo de deforestación que se acelera cada día más, advirtió el representante de la institución internacional CARE, Robenson Moïse.

El especialista canadiense dijo que la destrucción del sistema ecológico de Haití es como la crónica de una muerte anunciada, según informó ayer la agencia Haití Presse Network.

Manifestó que todos los estudios indican que ya la cuestión ambiental en Haití es un asunto de vida o muerte.

«En 1956, el 20 por ciento de la superficie de Hatí estaba cuvierta de árboles; en 1978,  pasó a un 9 por ciento, y en 1989 cayó al dos por ciento», dijo.

Advirtió Moïse que hoy día sólo un 1,44 por ciento de la superficie de Haití, que ocupa certa de 28,000 kilómetros cuadrados de la parte Oeste de la isla, está cubierta de bosques.

«La tasa de reforestación es cuatro veces menor a la de deforestación. Por cuatro árboles cortados sólo plantamos uno», dijo.

Dijo que los haitianos están destruyendo cada año más de cuatro millones de toneladas métricas de árboles para fines energéticos.

Consideró urgente que las autoridades haitianas tomen una determinación firme para parar esa destrucción acelerada para evitar la desaparición del ecosistema.

Moïse dijo que desde 1995 CARE viene luchando por la preservación de los recursos naturales a través de la sustitución de los viejos recursos energéticos por una nueva tecnología.

Manifestó que el 71 por ciento de las necesidades energética en el país son satisfechas por el bosque y sus derivados.

Manifestó que el país pierde el 85 por ciento de su capacidad energética, por el mal aprovechamiento de los recursos disponibles.

Manifestó que en ese sentido CARE Internacional realiza diversos programas para recuperar por lo menos un 40 por ciento de los recursos naturales disponibles.

«Una responsabilidad en la toma de decisiones sobre los problemas ambientales no debe excluir la aplicacdión de medidas drásticas, para garantizar la sobrevivencia de la sociedad haitiana», dijo.