Haití: se acrecientan temores a golpe de Estado

Haití: se acrecientan temores a golpe de Estado

ST. MARC, Haití (AP) _ Los temores de un golpe de estado en Haití aumentaron el martes en Haití en medio de un alzamiento popular que ha cobrado al menos 42 vidas.

Los rebeldes han sembrado el caos en casi una docena de ciudades pidiendo la renuncia del presidente Jean-Bertrand Aristide.

Los partidarios del gobierno en Cap-Haitien, la segunda ciudad más grande del país, bloquearon vías de acceso con barricadas, informaron las radios. Se reportaron enfrentamientos durante la noche en esta localidad del norte del país, pero se desconoce si hubo víctimas.

Luego de combates esporádicos el lunes, la policía recuperó el control de la ciudad porteña de Saint Marc, 72 kilómetros al oeste de Puerto Príncipe, la capital. Al menos dos hombres recibieron disparos y otro fue muerto a tiros, supuestamente por simpatizantes de Aristide. Su cuerpo degollado fue dejado en el arcén.

«La policía nacional no puede restablecer el orden por sí misma», dijo a The Associated Press el primer ministro Yvon Neptune en Saint Marc.

Desde su independencia en 1804, Haití ha sufrido más de 30 golpes de estado. Neptune dijo que el levantamiento era un «acto de terrorismo» y que la violencia está «vinculada a un golpe de estado».

Conforme los rebeldes trataban de capturar más ciudades, la coalición de oposición, Plataforma Democrática, se distanció de la revuelta.

«No nos identificamos con este levantamiento armado, pero sí con la lucha pacífica de la gente en busca de democracia», dijo Mischa Gaillard, político de oposición que se reunió con otros elementos de la alianza Plataforma Democrática para debatir si apoyaban la revuelta. «Rechazamos la violencia».

El levantamiento, iniciado el jueves en la cuarta ciudad más grande del país, Gonaives, señala una peligrosa nueva fase dentro de la crisis política que aqueja a esta nación los últimos tres años. Una revuelta similar ocurrida en 1985, también en Gonaives, llevó al derrocamiento de la familia Duvalier tras 29 años de dictadura.

Haití ha estado en crisis desde el 2000, cuando Aristide ganó unas elecciones legislativas cuya imparcialidad la oposición y la comunidad internacional pusieron en duda. Al no llegarse a un acuerdo con Aristide, se bloquearon millones de dólares de ayuda extranjera y se entró en un limbo político.

«Nos encontramos en una situación de insurrección popular armada», dijo el político de la oposición y ex coronel del ejército Himler Rebu.

Haití, una paupérrima nación de 8 millones de habitantes, se encuentra en una grave crisis económica, con alto desempleo y numerosos habitantes que viven con menos de un dólar diario.

Sin ejército, y un cuerpo policial mal armado de 5.000 agentes, el gobierno no está en capacidad de responder efectivamente al alzamiento. Las estaciones policiales han sido uno de los objetivos principales de los rebeldes, ya que éstas simbolizan la autoridad de Aristide.

Los rebeldes han concentrado su lucha en el occidente y norte del país.

Estados Unidos ha condenado la violencia y ha pedido a Aristide que respete los derechos humanos. El secretario general de las Naciones Unidas dijo que «pronto» tomarán cartas en el asunto, pero no quiso detallar.

Aristide fue elegido en las primeras elecciones democráticas del país en 1990, pero fue derrocado pocos meses después. En 1994 Estados Unidos invadió el país y lo reinstaló.