Gustav dejó 5,425 desalojados en RD

Gustav dejó 5,425 desalojados en RD

Cinco mil 425 personas fueron sacadas de sus viviendas y llevadas a lugares seguros, en varios puntos del país, como consecuencia de las lluvias que acompañaron a la tormenta tropical Gustav. El Centro de Operaciones de Emergencia informó que 2 mil 460 personas están albergadas en refugios oficiales y el resto está en casas de familiares y amigos. Las lluvias de Gustav desbordaron varios ríos de Azua y varias comunidades  quedaron incomunicadas. En varios lugares del Cibao puentes colapsaron.

BONAO. Ríos desbordados, más de cien personas en refugios, comunidades incomunicadas y  varios puentes colapsados era ayer   parte del escenario dejado por las lluvias en Bonao, Piedra Blanca y Villa Altagracia.

En Bonao, en las primeras horas de la mañana, el desborde del río Masipedro dejó incomunidadas las zonas  Arroyo Toro,  los Bleos y  La Sabana, de la comunidad de  Los Arroces, que es el paraje adonde acuden tradicionalmente  sus moradores a suplirse de alimentos y a vender su producción agropecuaria.

Otra zona muy afectada   fue Prolongación La Delicia, ubicada a pocos metros de la autopista Duarte, a la  entrada a Bonao. Unas 20 familias tuvieron que abandonar sus viviendas y guarecerse en  refugios.

 Según datos ofrecidos por el director de la Defensa Civil de  Monseñor Nouel, Carlos Barranco, hasta ayer en la tarde había en  esta provincia  102 refugiados por efectos de las lluvias  constantes  en la zona desde el pasado lunes. Todos esos damnificados, proceden  del barrio Prolongación La Delicia, fueron albergados  en un club de una junta de vecinos y  en casas de familiares y amigos.

La mayoría fueron auxiliados  en su  traslado y recibieron alimentación de los organismos de socorro de la provincia, tales como la Cruz Roja y la Defensa Civil.

Además  la Gobernación y el Consejo Provincial participaron en esas labores.

La mayoría de los refugiados dejó  pertenencias como camas, neveras, televisores y ropa en  casas de familiares y amigos ubicadas  en zonas cercanas, consideradas de bajo riesgo.

 Pero  en colmados y cafeterías se percibía  un ambiente casi  festivo.

Asimismo, las lluvias coincidieron con un paro de labores que había sido programado en protesta en contra de los apagones.  

A consecuencia de las lluvias, el paro fue pospuesto en la mañana de ayer para el martes próximo.

En los barrios como  Brisa del Yuna, Puerto Rico, los Platanitos, los Pedregones y en el paraje Los Quemados, donde casi siempre  se producen inundaciones cuando llueve intensamente, en esta ocasión hubo sorpresa. No se produjeron inundaciones, y según Barranco, se debió a la edificación de un muro de contención y un sistema de canalización que se registró a orillas del río Yuna.

En Bonao se desbordaron los ríos Yuna, Masipedro, Yuboa, Juma y  Jima.  

Colapso de puentes incomunica

En Villa Altagracia colapsó en la mañana de ayer el puente Catey, por efecto del desborde del río Haina.

Según moradores de la zona, El Catey también se derrumbó el año pasado en noviembre. Felipe Fernández, residente en la zona, aseguró que este puente colapsa cada vez que se producen lluvias fuertes, debido a que la reparación que se le hace es inadecuada.

 “Este puente se derrumba cada vez que el río crece”, dijo. Abogó porque las autoridades acudan en auxilio de los moradores de la zona y construyan una edificación con capacidad para soportar los desbordes que produce el río Haina.

El colapso de este puente incomunica a Villa Altagracia con  las comunidades  El Maizal, Los Guineos, Lechería y El Maimón.

El desbordamiento del río Maimón derribó parte del puente que comunica a Piedra Blanca con la comunidad Batey.

Mientras que los barrios Buenos Aires y Puerto Rico, desde la mañana de ayer se incomunicaron con Maimón y Piedra Blanca, a causa del desbordamiento  del río Leonora. También está incomunicada la comunidad de Juan Adrián, por el desbordamiento del rio Maimón.

De su lado, en Bonao, moradores de Los Arroces se acercaron a reporteros de este diario ayer, en un recorrido por la provincia Monseñor Nouel, para expresar sus quejas por la demora en los trabajos de construcción de un puente sobre el río Masipedro, que comunicaría la zona con varias comunidades. Hace once meses fue iniciado.