Guerra de aranceles causa perjuicios productores EU

Guerra de aranceles causa perjuicios  productores  EU

FILE - In this April 13, 2018, file photo, a China Shipping container ship is seen at the port in Qingdao in eastern China's Shandong province. China has accused the United States on Thursday, June 21, 2018, of using pressure tactics and blackmail in threatening to impose tariffs on hundreds of billions of dollars of Chinese imports. (Chinatopix via AP, File)

Un constructor de botes en Florida ha absorbido pérdidas por US 4 millones y prevé más números rojos. Un productor de carne de cerdo en Ohio está perdiendo acceso a un vital mercado extranjero y teme que los perjuicios duren años. Un distribuidor de motocicletas cerca de Colonia, Alemania, se pregunta si tiene futuro. La disputa que Estados Unidos provocó con sus socios comerciales más cercanos ha comenzado a pasar la factura.
El viernes, la Unión Europea comenzó a imponer aranceles a mercancías estadounidenses por US 3,400 millones (desde whiskey y motocicletas hasta cacahuates y arándanos) en represalia por los aranceles que el presidente Donald Trump impuso a las importaciones acero y aluminio en Estados Unidos. China, la India y Turquía ya habían comenzado a castigar los productos estadounidenses en respuesta a los aranceles contra metales.
«En este momento ya tenemos una grave sangría», dijo Jim Heimerl, productor de carne de cerdo en Johnstown, Ohio. Los productores de carne de cerdo como Heimerl ya resienten una caída de precios y menores ingresos desde que China impuso un arancel de 25% a la carne de cerdo estadounidense en represalia por los aranceles que Trump dispuso para el acero y el aluminio.
Si la disputa comercial no se agrava, el daño a la economía en general quizá sea moderado, declaró Mark Zandi, director economista en la firma Moody’s Analytics. Sin embargo, nadie puede afirmar que los perjuicios económicos terminarán pronto. A partir del 6 de julio, EEUU tiene previsto aplicar aranceles a US 34,000 millones en productos chinos para castigar a Beijing por obligar compañías estadounidenses a ceder tecnología a cambio de acceso al mercado de China y otros intentos hostiles de mermar dominio tecnológico estadounidense.
Beijing prometió tomar represalias. Y Trump ha advertido que responderá de nuevo con aranceles sobre 450,000 millones de dólares de importaciones procedentes de China, casi el 90% del total.