Grupo de activistas pide la libertad del soldado Manning por su «valentía»

Grupo de activistas pide la libertad del soldado Manning por su «valentía»

Washington, (EFE).- Una red de activistas pidió hoy la libertad del soldado Bradley Manning, acusado por Estados Unidos de entregar información confidencial a la plataforma WikiLeaks, por «su valentía en defensa de la justicia y la transparencia gubernamental».

La petición de la Red de Apoyo a Bradley Manning se conoce el mismo día en que cuatro periódicos -The Guardian, The New York Times, El País y Der Spiegel- condenaron la decisión de WikiLeaks de publicar sin editar su archivo de 250.000 cables diplomáticos de EE.UU., dejando al descubierto los nombres de miles de informantes.

 Si Manning, acusado de entregar a WikiLeaks miles de documentos confidenciales sobre las guerras de Afganistán e Irak y cables diplomáticos de EE.UU., es «la fuente de estas revelaciones, se le debe dar en casa una bienvenida de héroe por su valentía en defensa de la justicia y la transparencia gubernamental», dice el grupo en un comunicado.

La red recuerda que Manning, «después de más de 15 meses de detención, todavía está esperando un juicio militar». El soldado fue trasladado el pasado abril del centro de detención de Quantico (Virginia), donde estaba en aislamiento total, al de Fort Leavenworth (Kansas), en cuyas instalaciones puede recibir visitas y se le permite estar tres horas fuera de su celda cada día.

«Conversaciones atribuidas a Bradley Manning sugieren que la intención de ceder los documentos a WikiLeaks era permitir a los periodistas explorar evidencias de maldad para estimular las reformas y el debate», afirma el grupo. Después concluye que no va a ceder en su «exigencia» ante el Gobierno de Barack Obama para que levante todos los cargos contra Manning.

El archivo completo que acaba de comenzar a publicar WikiLeaks contiene miles de cables en los que se identifica a numerosas fuentes, inclusive catalogadas como «estrictamente protegidas», un término utilizado por EE.UU. para marcar los documentos cuya publicación podría poner en peligro a las personas que en ellos aparecen.

Además, en los cables aparecen también activistas y personas perseguidas por sus Gobiernos y se mencionan instalaciones gubernamentales muy sensibles. Varias organizaciones humanitarias, diplomáticos y medios de comunicación han pedido a Julian Assange, el fundador de WikiLeaks, que no publique el archivo completo sin antes contar con la protección de las fuentes.

Pero WikiLeaks justificó hoy la publicación de los documentos afirmando que su trabajo se ha visto comprometido por la «imprudencia» de The Guardian, que en un libro sobre el portal reveló las claves para acceder a información sensible de su página web. The Guardian, por su parte, calificó de «sinsentido» la acusación y explicó que, aunque el libro citaba la clave para acceder a información confidencial de las embajadas de EE.UU., se suponía que ésta «caducaba y sería borrada en unas horas». EFE