“Gran Teatro del Cibao debe llevar nombre de Henry Ely”

“Gran Teatro del Cibao debe llevar nombre de Henry Ely”

SANTIAGO, RD.- El destacado comunicador santiagués Ramón de Luna, quien ha sido merecedor de innumerables premios por su labor profesional, señaló que sería una ingratitud colocarle el nombre de Mónica Boyar al Gran Teatro del Cibao y no el del tenor Henry Ely.

Consideró que, sin restarle méritos a esta dama, la trayectoria de Ely es mucho más profunda que la de Mónica, además de que es santiaguero, y difundió su arte tanto en su tierra natal como en playas extranjeras.

De Luna explicó que en fecha 15 de febrero de 2011 le dirigió una carta a los miembros del patronato Gran Teatro del Cibao, entre ellos, monseñor Agripino Núñez Collado y al entonces director de esa sala, Lincoln López, donde les señalaba que el Gran Teatro del Cibao debía ser bautizado con el nombre de “Henry Ely”, brillante tenor oriundo de Santiago.

“Hemos leído en uno de los diarios que un grupo de distinguidas personas le sugieren a la Cámara de Diputados ponerle al teatro el nombre de la diva Mónica Boyar. Sin pretender desmeritar a la indicada artista criolla, no podemos olvidar los grandes méritos del brillante santiagués y tenor de altos méritos, quien en el año 1964 se fue a estudiar a Italia y fue así que brilló desde un principio en la academia Santa Cecilia, de Roma; en el teatro Máximo, de Palermo y en la academia Chigiana de Siena”, sostiene.

Subraya que en ese sentido, la Cámara de Diputados tiene en su haber una gran responsabilidad de escoger un nombre que prestigie al teatro, pero que también sea de una persona con quien los santiagueros se sientan identificados.

“Una vieja idea que bulle en mi mente, y es que, de realizarse, estaríamos realizando un acto de justicia, al tiempo que su ciudad natal estaría reconociendo en él los sobrados méritos a que se ha hecho acreedor. Esto porque después de analizar la brillante carrera de nuestro tenor Henry Ely, he llegado a la conclusión de que nuestro Gran Teatro del Cibao debiera llevar su nombre, pues en su larga carrera ha demostrado con creces que ningún otro cantante lírico dominicano(a) ha sido tan exitoso(a)”, indica con propiedad el comunicador y periodista.

Confió en que después de evaluar los tantos méritos de ese hijo de Santiago, tanto los miembros del Patronato del Gran Teatro del Cibao como la Cámara de Diputados valoren estos lauros y hagan justicia al designar dicha institución con el nombre de “Gran Teatro Henry Ely”.

Henry Ely. Es el único de esos cantantes que realizó sus estudios en Italia, donde se ganó los más altos elogios, no solo de la crítica, sino también, de brillantes maestros de la ópera.

Ofreció conciertos en casi toda Italia, en Yugoeslavia, Hungría, España, Colombia, Venezuela, Puerto Rico, Curazao…

En Estados Unidos llenó el Lincoln Center y el Carnegie Hall. Además, fue presentado por la National al Broacasting Company, la que, después del concierto, le ofreció un contrato abierto para cuando él quisiera volver.

La Universidad Autónoma de Santo Domingo le concedió el 30 de octubre de 1991 el título de profesor honorífico de la Facultad de Humanidades.