Gobierno RU podría intervenir los precios de la energía

Gobierno RU podría intervenir los precios de la energía

De Theresa May ser reelegida como inquilina de Downing Street en las elecciones convocadas para el próximo 8 de junio, los precios del mercado energético de Reino Unido, uno de los más liberalizados del mundo, podrían ser intervenidos por el Gobierno.
«Como millones de familias trabajadoras, estoy harta de los precios exagerados de la energía», dijo May en un discurso durante la campaña electoral.
«Las facturas del gas y la electricidad solo parecen ir en una dirección, comiéndose más y más de los salarios mensuales. En los últimos meses hemos visto a cinco de las seis grandes firmas energéticas (Iberdrola, EDF, E.ON, Innogy, SSE y Centrica) anunciar más incrementos de precios -mientras los análisis demuestran que los márgenes de beneficio alcanzan niveles récord-«.
En lo que va de 2017, esas firmas han elevado entre un 7% y un 10% los precios de sus contratos combinados de gas y electricidad.
La primera ministra promete fijar un precio máximo a las tarifas que ahora pagan 17 millones de hogares, lo que les permitirá un ahorro medio de 100 libras anuales, según sus cálculos. «Si soy reelegida el 8 de junio, pasaré a la acción para acabar con esta injusticia, introduciendo un tope en los incrementos de los precios de la energía».

El anuncio de la líder del Partido Conservador parece un intento por atraer votantes tradicionales del Partido Laborista que están insatisfechos con su actual dirigente, Jeremy Corbyn. Hasta ahora, los tories habían defendido la liberalización en el sector eléctrico que inició Margaret Thatcher cuando era primera ministra en los años ochenta. Las encuestas predicen una amplia mayoría absoluta de los conservadores.

La iniciativa de May ha generado un fuerte malestar en el sector energético. Keith Anderson, director general de Scottish Power (filial británica de Iberdrola), advirtió recientemente que «poner un tope a los precios daña a los consumidores en el largo plazo, porque el mercado competitivo muere». En su opinión, al existir ese límite a las tarifas, los clientes dejarán de buscar mejores ofertas, anulando la rivalidad entre los suministradores. «Lo que hay que hacer es buscar fórmulas para animar la competencia», aseguró el directivo.

Una opinión similar manifestó Josh Hardie, director general de la patronal empresarial británica CBI.