Giuliani defiende actitud NY ante ataque 11-S

Giuliani defiende actitud NY ante ataque 11-S

NUEVA YORK (AFP).- El alcalde de Nueva York durante los atentados del 11 de septiembre de 2001, Rudolph Giuliani, defendió este miércoles la respuesta de la ciudad a los ataques durante una comparecencia ante la Comisión investigadora en la que no faltaron las protestas de las familias.

«Nuestro enemigo no somos nosotros mismos», afirmó Giuliani, «la ira y las culpas deben ser dirigidas a una y a una sola causa, los terroristas que mataron a nuestros seres queridos».

Giuliani pronunció estas palabras justo después de que la Comisión iniciase su segundo y último día de audiencias públicas en Nueva York con la difusión de un informe que pone de relieve la total falta de comunicación entre policía y bomberos en las horas que siguieron a los atentados.

«Todo intento de establecer un mando unificado el 11 de septiembre hubiera resultado frustrado por la ausencia de comunicación y coordinación entre las agencias a cargo de la respuesta» a la catástrofe, afirma el documento de esta Comisión bipartidista nombrada por el presidente George W.Bush e integrada por cinco personalidades republicanas y cinco demócratas.

«El 11 de septiembre, el problema fueron menos las peleas sobre el terreno», afirma el texto en referencia a la conocida rivalidad entre bomberos y policías, «que unos sistemas de mando diseñados para funcionar independientemente, no juntos».

Giuliani salió en defensa de estos departamentos municipales argumentando que «en las catástrofes y los ataques hay grandes actos de heroísmo, actos de genio y creatividad, pero también errores» que hay que valorar «con compasión y comprensión».

Algunas familias interrumpieron su testimonio para protestar porque consideraban que los miembros de la comisión eran demasiado complacientes y halagüeños con el alcalde y para expresar su malestar porque creen que los bomberos y la policía no estaban bien equipados.

«No había un plan adecuado en caso de atentado terrorista y las radios del departamento de bomberos no funcionaban, causando la muerte de mi hijo, )es éso liderazgo?» se preguntó Sally Regenhard, madre de uno de los 343 bomberos muertos en las Torres Gemelas, mientras sostenía una pancarta que decía «Mentiras».

«Creo que la Comisión tenía que haber tomado la decisión de alabar a Giuliani al principio y dejarlo así. Cuando tienes cinco minutos para preguntar, pasar dos y medio alabándole es una pérdida de tiempo», se quejó Mindy Kleinberg, viuda de Alan, empleado en una firma con sede en las Torres Gemelas.

Giuliani también se refirió a las informaciones de los servicios de inteligencia transmitidas a la Casa Blanca en agosto de 2001 apuntando a que Al Qaida preparaba atentados en Estados Unidos.

«No nos dieron» la información, afirmó Giuliani, miembro del Partido Republicano al igual que la actual administración, «aunque no sé que es lo que podíamos haber hecho diferente si nos la hubieran dado».

Además de Giuliani, pasaron por el estrado su sucesor, el actual alcalde Michael Bloomberg, y el secretario del departamento de Seguridad Interior, Tom Ridge.

Bloomberg pidió reformas en los fondos que Washington destina para combatir el terrorismo argumentando que no es normal que estados como Dakota del Norte y Nebraska reciban 30,42 USD y 14,33 USD per cápita, mientras que a Nueva York, objetivo más apetecible para los terroristas, le corresponden sólo 5,47 por habitante.

El actual sistema crea «graves perjuicios, no sólo a los neoyorquinos sino también a todos los norteamericanos», afirmó Bloomberg.

Las críticas de la Comisión a los bomberos y la policía -uno de sus miembros llegó a calificar de «impropia incluso de boy-scouts» la comunicación entre los servicios de la ciudad- ha creado controversia.

«Insulto: ésto es un héroe de Nueva York, no un boy-scout», titulaba en portada el tabloide The New York Post junto a la foto de un bombero tomada el 11 de septiembre de 2001.