George Bush: EU quiere una Europa fuerte

George Bush: EU quiere una Europa fuerte

WASHINGTON (AFP) – El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, subrayó este lunes al recibir a los dirigentes de la Unión Europea en Washington que su país desea una «Europa fuerte» para trabajar sobre temas internacionales clave. «Estados Unidos continúa apoyando una Unión Europea fuerte como socia en la expansión de la libertad, la democracia, la seguridad y la prosperidad en todo el mundo», dijo Bush.

El presidente estadounidense habló en una conferencia de prensa con el primer ministro de Luxemburgo, Jean-Claude Juncker, actual presidente en ejercicio de la UE, y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso.

«Cuando Estados Unidos y la Unión Europea dicen lo mismo, la gente entiende mejor», estimó el presidente estadounidense, que conversó en la mañana con los dirigentes de las instituciones europeas llegados a Washington para la cumbre anual entre Estados Unidos y la UE.

Esta afirmación tiene lugar cuando los dirigentes de los 25 países de la UE estuvieron profundamente divididos en su cumbre de Bruselas la semana última a propósito de cuestiones presupuestarias.

Recordando la rápida ampliación de la UE estos últimos diez años, Barroso estimó el lunes que «no es una sorpresa que, en el marco de este proceso, haya habido algunos problemas».

«Pero la Unión Europea está allí, trabajamos, tomamos decisiones (…) y nos atenemos a la muy estrecha relación con Estados Unidos», destacó el presidente de la Comisión Europea.

«Puedo asegurarles que no percibí ningún sentimiento de júbilo (por parte de Washington), sino al contrario, un sentimiento de comprensión», en relación a la crisis europea, declaró Barroso.

Según Bush, «una señal importante que la gente debe escuchar claramente es que pudo haber divergencias en el pasado sobre Irak, pero cuando avanzamos es necesario que el mundo trabaje al unísono para que la democracia iraquí tenga éxito».

En ese sentido Juncker destacó la importancia de la conferencia sobre Irak que se inaugurará el miércoles en Bruselas.

El presidente estadounidense indicó que las divergencias entre Estados Unidos y la UE sobre la guerra en Irak en marzo de 2003 habían «quedado atrás». Juncker destacó, por su parte, la importancia de la conferencia sobre Irak, que se iniciará el miércoles en Bruselas.

En numerosas declaraciones comunes adoptadas durante su cumbre anual, Estados Unidos y la Unión Europea destacaron sus similares puntos de vista sobre Líbano, Irán y Corea del Norte.

Sobre Líbano, ambas partes se felicitaron por el éxito de las recientes elecciones e indicaron que contemplaban la posibilidad de convocar a una conferencia internacional una vez que el gobierno salido de los comicios haya presentado su plan de reformas.

Estados Unidos y la Unión Europea llamaron a Irán a detener «totalmente y de manera verificable» las actividades de enriquecimiento y de retiro de combustible nuclear y subraya su «pleno apoyo a los esfuerzos europeos en curso para que Irán dé garantías de que su programa nuclear sólo tiene fines pacíficos».

Sobre Corea del Norte, la cumbre europeo-norteamericana exigió en una tercera declaración que Pyongyang destruyera sus armas nucleares y detuviera sus programas de desarrollo de tales armas de «manera permanente, transparente y verificable».

Esta declaración afirma que las discusiones a seis (Estados Unidos, Corea del Norte y del Sur, Japón, China y Rusia), bloqueadas desde hace más de un año, son «una importante oportunidad de alcanzar una solución de conjunto para la desnuclearización de la península coreana.»

En la cumbre se reafirmó además el apoyo al retiro israelí de la Franja de Gaza y de algunas colonias de Cisjordania, así como a la realización de elecciones en Cisjordania, Gaza y Jerusalén Este.

Bush se mostró distendido durante la conferencia de prensa. Interrogado por un periodista europeo sobre la prisión de Guantánamo, el presidente norteamericano lo invitó a ir allí y verificar las condiciones de detención en esa prisión instalada en la base militar de la isla de Cuba.

«Si tiene preguntas sobre Guantánamo, le sugiero muy seriamente que vaya y se dé cuenta por sí mismo», respondió Bush.