Fue aplazada la audiencia del proceso contra Saddam Hussein

Fue aplazada la audiencia del proceso contra Saddam Hussein

Por Paul Schemm
BAGDAD, Ene 24 (AFP) – La octava audiencia del proceso contra el presidente derrocado Saddam Hussein, que debía celebrarse este martes, fue aplazada hasta el domingo, mientras la violencia persistía en Irak con el secuestro de dos ingenieros alemanes.

   «A causa de la imposibilidad para algunos testigos de estar presentes en la audiencia, ya que algunos se encuentran fuera de Irak y otros efectúan una peregrinación, el Tribunal (Especial Iraquí, TSI) decidió posponer la audiencia para el próximo domingo para que puedan estar presentes», indicó a la prensa Raed al-Juhi, juez de instrucción.

   Este anuncio provocó una viva sorpresa. Juhi no precisó por qué se realizó a primera hora de la tarde, mientras que la audiencia debía comenzar por la mañana.

   La última audiencia del juicio se celebró el 22 de diciembre y estuvo marcada por incidentes y la interrupción de la sesión.

   Pocos días después de dicha sesión, el juez kurdo Rizkar Amin, que dirigía los debates desde el comienzo del proceso, el 19 de octubre de 2005, fue muy criticado por responsables políticos por su presunta falta de firmeza con los acusados y por permitirles expresarse libremente.

   A mediados de enero fue hecho público que el juez Amin había entregado su renuncia.

   El nombre de otro juez, el chiíta Said Al Hamachi, había sido propuesto por el TSI para reemplazarlo, pero el Tribunal tuvo que retractarse después de afirmaciones de que Hamachi había sido un miembro del Partido Baas, ya disuelto, de Saddam Hussein.

   Otro juez kurdo, Rauf Rachid Abdel Rahman, que no formaba parte de los cinco magistrados encargados de juzgar al ex dictador y a siete de sus colaboradores, fue designado el lunes. Rahman nació en Halabja, la ciudad kurda que se convirtió en un símbolo de la represión en 1988, cuando las fuerzas de Saddam Hussein utilizaron armas químicas contra sus habitantes, matando a varios miles de personas.

   Saddam Hussein y sus ex colaboradores son juzgados por el Tribunal Especial Iraquí por la matanza de 148 aldeanos chiítas en Dujail (al norte de Bagdad) en represalia por un ataque contra el convoy presidencial durante una visita a la aldea, en 1982.

   Unas 200 personas, miembros de una asociación de «víctimas» de Saddam Hussein, se congregaron en la ciudad chiíta de Kut (sur) para pedir la condena a muerte del derrocado mandatario. Siete personas cuyas orejas fueron cortadas por haber desertado de las fuerzas armadas del antiguo régimen se encontraban entre los manifestantes.

   Por otra parte, dos ingenieros alemanes que trabajan para una empresa de subcontratistas en la refinería de Baiji, a 200 km al norte de Bagdad, fueron secuestrados el martes por la mañana en su complejo residencial, indicó la policía iraquí.

   «A las 08H00 (05H00 GMT), hombres vestidos con el uniforme del ejército que se encontraban a bordo de vehículos civiles entraron al complejo residencial de Baiji y se llevaron, bajo la amenaza de las armas, a dos ingenieros alemanes que trabajaban para una empresa árabe de detergentes», agregó.

   En Berlín, el gobierno alemán indicó que tiene «indicios» según los cuales  los dos ingenieros alemanes fueron secuestrados, anunció el ministro de Relaciones Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, sin confirmar el secuestro.

   «Tenemos indicios según los cuales dos alemanes habrían sido secuestrados», indicó el ministro en una corta declaración a la prensa en Berlín.

   En Kirkuk, al norte de Irak, un peatón murió y tres personas fueron heridas por la explosión de una bomba colocada al borde de la ruta al paso de una patrulla policial, según el coronel de policía Bassun Abdalá.

   El ejército norteamericano anunció la muerte de cinco soldados el lunes, dos en un accidente de tránsito y tres en la explosión de dos bombas.

   Con esos decesos ascienden a por lo menos 2.237 los soldados estadounidenses y el personal asimilado muertos en Irak desde la invasión del país de marzo de 2003, según las últimas cifras del Pentágono.