FT entrevista a Ollanta Humala

FT entrevista a Ollanta Humala

POR HAL WEITZMAN
En Tacna, Perú

Ollanta Humala, el corredor de punta en las elecciones presidenciales de Perú, ha prometido alterar los contratos con los inversionistas extranjeros que están en la actualidad exentos del pago de derechos, una medida que afectaría a mineros globales como Newmont, BHP Billiton, Phelps, Doege, Falconbridge y Barrick.

En una entrevista con el Financial Times, el señor Humala también prometió  introducir la «nacionalización del siglo XXI» y dijo que rehusaría firmar u tratado comercial que Perú acordó con Washington. Además, prometió restringir las importaciones de China, limitar la inversión chilena en Perú y la erradicación de la coca -la materia prima de la cocaína- que patrocina Estados Unidos,

 «No vamos a revisar todos los contratos, sino que en realidad vamos a cambiar aquellos con compañías que no están pagando ni impuestos ni derechos», dijo el señor Humala. Añadió que estaba pensando en proyectos como Yanacocha, en el norte de Perú, la mina de oro más productiva del mundo, controlada por Newmont, de EEUU.

El señor Humala, un nacionalista radical, ataca con regularidad a los inversionistas extranjeros en sus discrusos de campaña, pero ha sido vago en cuanto a qué contratos trataría de revisar. Aunque no dijo si los cambios serían negociados o impuestos, sí recalcó que «no actuará fuera de la ley».

Perú tiene una escala variable para los derechos hasta 35 de las ventas brutas, pero las compañías que compraron minas y depósitos estatales privatizados en los años de 1990 están exentos. Sus contratos contienen acuerdos de estabilidad de impuestos diseñados para atraer la inversión extranjera a largo plazo a Perú, después de las crisis económicas de finales de los 1980 y principios de los 90.

El ex oficial del ejército también proponer introducir un impuesto a las «ganancias extra» de las compañías mineras, que han invertido US$9 millardos en Perú durante la última década.

El señor Humala cuenta con un respaldo de 335 y una ventaja de 6 puntos sobre Lourdes Flores, su rival partidaria del libre mercado, de acuerdo con Apoyo, la principal agencia encuestadora del país. Sin embargo, la votación interna se espera muestre su respaldo hasta un 42%, y algunos analistas especulan incluso que pudieran lograr más del 50% necesario para ganar limpiamente en la primera ronda de las elecciones del 9 de abril.

Sus criterios sobre el comercio y la coca preocuparán a la administración Bush. Sobre el acuerdo de comercio con Washington, acordado en diciembre y que está pendiente de ratificación, el señor Humala dijo que se negará a firmarlo. «Queremos una cuerdo comercial, pero tiene que representar nuestros intereses nacionales. Este no lo hace, y hay que cambiarlo». También prometió acabar con la erradicación de la coca, por lo cual perú recibe unos US$100 millones en ayuda de EEUU. «La estrategia de EEUU no ha hecho ningún avance contra el narcotráfico», dijo el señor Humala. «Tenemos que trabajar juntos, para hacer frente a la demanda y cambiar las convenciones internacionales que impiden que nos industrialicemos y exportemos productos legítimos de la coca».

En otra alusión indirecta a Washington, el señor Humala dijo que «no tolerará presencia militar extranjera en Perú», indicando que no aceptaría un acuerdo al estilo colombiano con EEUU en la guerra contra las drogas.

El señor Humala dijo que quería cambiar la constitución, que evita que el Estado tenga un papel más de subsidiario en la economía. «La constitución vigente le dio mucho poder a las compañías extranjeras», dijo. «Generó crecimiento económico pero no desarrollo». Dijo que el Estado pudiera comprar acciones en compañías o establecer negocios conjuntos. 

«Queremos nacionalizar sectores estratégicos. Por ejemplo, LAN Chile tiene el monopolio sobre los viajes aéreos en Perú. Necesitamos establecer una línea aérea nacional. Eso es lo que quiere decir la `nacionalización del siglo XXI¨».     

El candidato tocó reiteradamente una nota proteccionista, al advertir sobre la necesidad de «proteger los mercados internos y ayudar al desarrollo económico». Advirtió que «las importaciones de textiles baratos de China está destruyendo nuestra industria».

«Se están acabando las pequeñas compañías productivas que generan empleos. Debíamos restringir esas importaciones», dijo.    

Al reconocer la importancia de china como comprador de exportaciones mineras, el señor Humala dijo que limitar las importaciones textiles no dañarían las relaciones. «China sabe que no debe permitir que este asunto afecte nuestras relaciones. Para ellos, no es un sector tan estratégico como lo es para nosotros».

Dijo también que bloquearía inversionistas de Chile, el rival histórico de Perú, que hiciera ofertas para las concesiones portuarias.

A pesar de los nuevos detalles de su pensamiento económico, había señales de que falta mucho por definir. A la pregunta de si considera que la minería es un sector estratégico en el cual el Estado tiene que participar, el señor Humala fue evasivo. «Se lo diré cuando asuma el cargo el 28 de julio».

VERSION: IVAN PEREZ CARRION