Francisco Guzmán sufre secuelas de agresión policial; pide se haga justicia

Francisco Guzmán sufre secuelas de agresión policial; pide se haga justicia

Salcedo.  El destino le jugó una mala pasada a Francisco Guzmán. Llegó con todos sus bríos al país el 30 de diciembre del año pasado, para participar en el novenario de su abuelo; pero ahora tendrá que retornar a Nueva York con una pierna amputada a causa de una agresión de agentes policiales.

Sin embargo, para este joven de 22 años que  le amputaran la pierna izquierda no le impide seguir adelante y exigir que se haga justicia con  los policías, que según él y sin justificación alguna, les provocaron graves heridas  a él y a su amigo Bernardo Almánzar, el pasado viernes 4 de este mes.

Tico, como le dicen en círculos familiares, emplazó a las autoridades de la provincia Hermanas Mirabal, y al presidente  Danilo Medina, para que hechos como este no vuelvan a repetirse, ya que lo  ocurrido a él y a su amigo, es algo que jamás  podrá olvidar  la colectividad salcedenses.

De acuerdo a lo narrado por Tico, ese viernes 4, él invitó a dos amigos a ir a Tenares a compartir un par de tragos, donde aprovecharían para saludar a un viejo amigo conocido como Marinito, propietario de un centro de diversión.

Luego, a eso de las 9:35 de la noche, decidieron trasladarse a Salcedo. Al pasar frente al  destacamento policial de allí los detuvo  una patrulla, los cuales pistolas y escopetas en manos los hicieron salir de la yipeta  Rava4, modelo 2000,  roja, placa G003359, y a la que  uno de los policías le explotó la goma delantera derecha, mientras  otro conocido solo com Capotillo le dio un disparo a su amigo Bernardo en el vientre.

Al ver esto, Tico sale del vehículo, y al preguntar por qué de la acción cometida por Capotillo, de inmediato es tirado  al pavimento, al tiempo que  policía le responde dándole un primer disparo en su pierna derecha.

Fue cuando según éste,  suboficial, conocido como Gil, le apunta a su pierna izquierda y “me la explota”, según su propio testimonio, al tiempo que esposado y casi  desmayado, logra escuchar cuando los uniformados conversan que ellos eran los responsables de un atraco que minutos antes habían cometido en Tenares, así como de una golpiza  que habían dado a un oficial de la Policía en la misma ciudad. Su otro compañero, Álvaro Luis Santana Felipe, fue detenido.

Ambos heridos fueron llevados al hospital Pascasio Toribio Piantini de Salcedo en donde recibieron los primeros auxilios, pero debido a la gravedad del caso, a Bernardo lo trasladaron al hospital Regional José María Cabral y Báez, mientras a  Guzmán, lo llevaron al Profesor Juan Bosch, en La Vega, desde donde es transferido a la clínica Padre Fantino,  donde  48 horas después  le amputaron su pierna izquierda.

Guzmán clamó por justicia al presidente Medina, y responsabilizó a los suboficiales Méndez, Gil y al alistado Capotillo, los cuales fueron cancelados por el jefe de las Policía, mayor general, José Armando Polanco Gómez, de lo sucedido.

“Yo me siento bien gracias a Dios, con ánimo de seguir luchando, voy a durar un par de meses en mi pueblo, hasta que me recupere, me pondré una prótesis y seguiré en lo mío, en mi barbaría en el Bronx, en la ciudad de New York”, dijo de manera serena Guzmán.

ZOOM

Con buen ánimo

“Yo me siento bien gracias a Dios, con ánimo de seguir luchando, voy a durar un par de meses en mi pueblo, hasta que me recupere, me pondré una prótesis y seguiré en lo mío, en mi barbaría en el Bronx, en  New York”, expresó.

El destino

Tico llegó al país el  30 de diciembre de 2012  para asistir al  novenario de su abuelo Domingo Guzmán, en la comunidad de Jayabo, y tenía planificado regresar a Nueva York apenas  cumpliera con el compromiso familiar.