Francisco Alvarez Castellanos – Retaliación no, justicia sí

Francisco Alvarez Castellanos – Retaliación no, justicia sí

Leonel Fernández, presidente electo del país, tiene ante sí un trabajo de proporciones ciclópeas.

Vamos por partes. Fernández no podrá hacer grandes cosas por los dominicanos, pero entre ellas están estabilizar la tasa del dólar en un 30 y hasta en un 40 por uno; poner la comida y las medicinas al alcance de todo el mundo; dotar a los hospitales de o que necesiten; revisar inmediatamente el fraude que significa cobrarle RD$40,000.00 mensuales de servicios eléctricos a una casa de familia; poner la compra de una casa al alcance de mucha gente, y así por el estilo. Con la gasolina no nos metemos, porque todo depende del precio mundial del petróleo y a ese precio tenemos que ajustarnos.

Otra cosa. Este gobierno debe olvidarse de todo lo que se parezca a la retaliación. Naturalmente que los «eptecientos» «ayudantes presidenciales», «inspectores de la Presidencia» y «secretarios de Estado sin Cartera», deben ser cancelados…( ya ! La hemorragia de dinero que significaba pagarle mensualmente a toda esa gente, era cuestión de millones y millones de pesos extraídos alegremente del erario. ( Y eso no puede seguir ni un día más !

Sabemos que el nuevo Presidente no puede meterle el «pico» a la deuda externa, que será un trabajo de cinco o seis gobiernos probos y honrados, en los que no exista la corrupción ni la codicia desenfrenada. Y eso, contando con la ayuda de Dios.

Ahora viene el asunto de la justicia.

Durante cuatro años una gavilla de individuos, que llegó al gobierno con una mano delante y otra detrás y que al poco tiempo estaba regalando yipetas, carros de lujo, apartamentos a diestra y siniestra, tomó al país como cosa de ellos. Formaron una especie de «cosa nostra» intocable, temible.

Entonces hay un trabajo que hacer. Primero, limpiar e higienizar la justicia dominicana. Jueces que deberían estar en la cárcel, a la cárcel deberán ser enviados por los delitos cometidos.

Sin retaliaciones de ninguna clase, solo hay que acudir a los archivos de Impuestos Internos para saber cuál fue la declaración de bienes que hicieron miles de personas en el año 2,000 y luego confrontarla con lo que tienen ahora.

Hay fortunas obscenas, indignantes, atropellantes, fortunas que salieron de los bolsillos de los dominicanos que pagamos religiosamente nuestros impuestos. Esos ladrones de cuello blanco tienen que devolver lo que robaron y ser luego enjuiciados por una justicia con los ojos vendados.

Si el nuevo Presidente no hace eso, desde ocuparse del nivel de vida de sus gobernados, hasta lograr que se haga justicia, volveré a hacer lo que empecé en el 2004, luego que el Hombre no hizo buena su palabra.

Y, palabra de honor, eso no lo quiero hacer. Y no lo quiero hacer, porque este país merece lo mejor; este país merece recobrarse, merece que todos los dominicanos de buena fue lo recobremos. No podemos tener tan mala suerte.

Yo creo que los primeros seis meses de Leonel Fernández en la Presidencia serán la antesala de los restante 42 meses.

Así que, suerte Señor Presidente. Usted la merece. Ahora, haga lo que tenga que hacer y no haga caso a aquellos que le dicen al oído «hoy por mí, mañana por tí».