Francia expulsa a más gitanos; arrecian las críticas

Francia expulsa a más gitanos; arrecian las críticas

PARIS. AFP. Francia desafió ayer la oleada de críticas internacionales por las masivas repatriaciones de gitanos con nuevas expulsiones de miembros de esa minoría hacia sus países de origen en Europa oriental.

 Un grupo de 124 gitanos llegó al aeropuerto de Timisoara, en el oeste de Rumania, según las cifras comunicadas a la AFP por la policía fronteriza rumana.

 Además, un primer grupo de trece gitanos búlgaros llegó ayer por la noche a Sofía, anunció la portavoz del Ministerio búlgaro de Relaciones Exteriores, Vesela Cherneva.

 En Timisoara, los pocos gitanos que aceptaron hablar no ocultaron su ira y sus ganas de «regresar a Francia» para huir de la pobreza.  En momentos en que la oposición acusa al presidente francés Nicolas Sarkozy de «racismo de Estado» y Rumania expresa preocupación, el ministro de Inmigración e Identidad Nacional, Eric Besson, había anunciado que otros 139 gitanos serían repatriados en avión, tras la expulsión de 86 personas el jueves.

 Para el presidente rumano, Traian Basescu, «lo que está ocurriendo en Francia prueba la necesidad de un programa europeo de integración», un pedido que Rumania viene formulando desde 2008. El canciller rumano teme, por su parte, «reacciones xenófobas».

 Besson aseguró que se trata de «regresos voluntarios», ya que cada adulto que acepta volver cobra 300 euros (385 dólares) y los menores de edad, 100 euros cada uno.  «No se trata de una repatriación, sino de un regreso voluntario», aseguró la portavoz de la cancillería búlgara. 

Un especialista consultado por la AFP afirmó que, de no aceptar irse ahora, Francia podría expulsarlos un mes después sin entregarles dinero alguno.