Foro de intelectuales de izquierda culmina con apoyo a Gobierno de Venezuela

Foro de intelectuales de izquierda culmina con apoyo a Gobierno de Venezuela

Buenos Aires. Políticos e intelectuales de América y Europa concluyeron hoy en Buenos Aires tres jornadas de debates sobre ideas alternativas al neoliberalismo con expresiones de apoyo al Gobierno venezolano, tras las sanciones impuestas por EE.UU. y con una declaración de repudio a cualquier “intento destituyente».

El “Foro Emancipación e Igualdad”, organizado por el Gobierno argentino y que ha reunido, entre otros, a intelectuales como Noam Chomsky, Gianni Vattimo e Ignacio Ramonet, centró sus debates de hoy en el protagonismo de los jóvenes en la política, con expositores de la “nueva generación”, como la chilena Camila Vallejos y la ecuatoriana Gabriela Rivadeneira.

Ha sido precisamente Rivadeneira, la presidenta de la Asamblea Nacional de Ecuador, la que ha llamado enérgicamente a los países de la región a “defender a Venezuela».

“No podemos permitir los revolucionarios de la patria grande es que ni uno solo de los preceptos de nuestros países se ponga en mínima duda frente a la amenaza del imperio y de retornar a sistemas neoliberales”, dijo la dirigente ecuatoriana. Rivadeneira sostuvo que “es hora” de que la región “alce su voz» y “denuncie y rechace enérgicamente” la “injerencia” de Estados Unidos en Venezuela.

El presidente estadounidense, Barack Obama, declaró el pasado lunes una “emergencia nacional” por la “amenaza inusual y extraordinaria” de la situación en Venezuela para la seguridad de EE.UU. y aplicó y amplió las sanciones a varios funcionarios venezolanos incluidas en una ley aprobada en diciembre pasado.

“Es el pueblo de Venezuela, el Gobierno democrático y legítimo de Nicolás Maduro, el que ahora necesita que todos los pueblos nos unamos en solidaridad”, planteó Rivadeneira, quien advirtió que en el momento en que uno solo de los países de la región abra la puerta a la derecha surgirá “el riesgo de seguir en fila los demás países». Recordó que los cancilleres de la Unasur se reúnen hoy en Quito para “exigir que Estados Unidos pida disculpas no a Venezuela sino a la región latinoamericana».

La socióloga y política portuguesa Marisa Matias, del partido Bloco de Esquerda, cuestionó por su parte al Parlamento Europeo por aprobar una resolución de condena al Gobierno de Nicolás Maduro. “Eso no me incluyó a mí ni a unos cuantos diputados valientes que cuando nos pidieron votar la resolución, nosotros votamos en contra”, dijo Matias, que critico la “arrogancia de los poderes instituidos en la Unión Europea».

La diputada y dirigente estudiantil chilena Camila Vallejo dijo, por su parte, que “en momentos, en donde hay señales de intentos golpistas, de poner en crisis a gobiernos que son progresistas, es justamente cuando más se necesita que la izquierda esté unida, no solo en cada nación sino como región latinoamericana».

En tanto, el ministro de Economía argentino, Axel Kicillof, rechazó los “innumerables ataques a los que someten a los gobiernos progresistas de América Latina” y, en el caso de Argentina, aseveró que “no hay un fin de ciclo, sino continuidad». Kicillof reivindicó el rol de Estado en contra de las teorías económicas que “buscan imponer la idea de que Estado es un enemigo y no sirve para nada».

A su turno, el dirigente del partido español Podemos Iñigo Errejón, sostuvo que las experiencias latinoamericanas “de soberanía” están inspirando cambios políticos en Europa.

Errejón, quien aseguró que hay “vientos de cambio en Europa”, abogó por “recuperar la política y ponerla bajo control y al servicio de los intereses colectivos” e hizo una fuerte crítica al Consenso de Washington y a las políticas dictadas por Bruselas. “Es mentira que no hay margen, que no se puede hacer otra cosa.

Esa ha sido durante demasiado tiempo la excusa de los malos gobernantes, que no se puede hacer otra cosa, que las órdenes vienen del Norte y que no hay margen. Y si no hay margen, ¿por qué están tan asustados con un Gobierno patriótico en Grecia?, ¿por qué tienen miedo a la construcción de mayorías populares en toda Europa?”, planteó Errejón.

El foro concluyó con la lectura de un “manifiesto” en el que, entre otros puntos, se repudia “enérgicamente los intentos destituyentes por parte de países poderosos, asociados a empresas multinacionales y a grandes medios de comunicación, que cotidianamente horadan la legitimidad de los gobiernos progresistas de América Latina y de los nuevos movimientos políticos que proponen el cambio social en Europa».

El documento expresa un “compromiso” con las “luchas sociales y políticas” y con la “revisión crítica de la hegemonía neoliberal» tanto en Latinoamérica como en Europa.