Fondos soberanos preocupan a EEUU

Fondos soberanos preocupan a EEUU

Por Krishna Guha
En Washington

Estados Unidos empieza a preocuparse por una nueva moda, los fondos soberanos de riqueza, en medio de preocupaciones en los círculos políticos por los efectos negativos potenciales que podrían tener sobre el sistema financiero internacional.

Entre estas preocupaciones están que estos fondos de inversión estatales carecen de transparencia,  pudieran crearles problemas a los inversionistas privados que operan en los mercados globales, y podrían provocar una reacción contraria al movimiento global y  libre del capital. También se teme que la creación de fondos soberanos de riqueza pudieran generar nuevos incentivos para que los países mantengan regímenes monetarios que promuevan la acumulación de reservas y ayudaran a crear regímenes autocráticos.

Se espera que Clay Lowery, el subsecretario en funciones para asuntos internacionales del Tesoro de EEUU tocara algunos de estos temas en su discurso de ayer, aunque no se esperaba que adoptara una posición política dura.

Esto sigue a la inclusión por primera vez a comienzos de este mes de una sección especial sobre los fondos soberanos de riqueza en el informe monetario del Tesoro al Congreso.

El interés de EEUU en los fondos soberanos de riqueza se produce cuando China se prepara para establecer su propio fondo, China Investment Corporation, para invertir US$200 millardos (€150 millardos, £100 millardos) de su exceso en reservas. Otros mercados emergentes, con grandes  reservas en divisas están considerando crear fondos similares.

Un alto ex-funcionario de la administración, dijo: “Hace un año [los fondos soberanos de riqueza] no estaban en la pantalla de radar de nadie”. Ahora, dijo, EEUU está tratando de imaginar cómo relacionarse con países que están deseosos de establecer este tipo de  fondos”.

EEUU muestra al fondo soberano de riqueza de Noruega como un modelo a seguir por todos, pero los funcionarios están conscientes de que la estructura de este fondo refleja los valores de una democracia social madura y podría no ser fácil de reproducir en todas partes.

John Taylor, subsecretario para asuntos internacionales del Tesoro de EEUU en el primer periodo de la administración Bush dijo al Financial Times que “decididamente, es una preocupación”.

“Una de las cosas es con toda claridad la motivación, las razones y la transparencia de los fondos”, dijo. Los grandes fondos soberanos de riqueza no tienen como incentivo alterar los mercados, comentó. Pero su naturaleza opaca y la falta de un mandato claro de lograr el máximo de ganancias pudiera crearle dificultades a los inversionistas privados que operan en los mismos mercados.

De manera más amplia, dijo, la proliferación de fondos gigantescos en el sector público van contra la vieja agenda de EEUU de promover un sistema financiero global del sector privado basado en el mercado.

“Un mundo donde el sector privado esté tomando decisiones de inversión es más disperso, hay menos preocupación sobre la concentración del poder. Esto ha funcionado bien”, dijo. “Mientras más tiempo podamos mantenerlo así, y no nos movamos en una dirección en la cual los gobiernos controlan una gran cantidad de recursos, mejor vamos a estar”.

El otro ex alto funcionario de la administración dijo que no hay nada intrínsecamente “malvado” con los fondos soberanos de riqueza.

 “Pueden ser algo bueno, y pueden resultar muy  útiles en tiempos de crisis”, dijo. Pero agregó que hay preocupaciones, no solo en EEUU, por que “China vaya a desear contar con un dispositivo para hacer adquisiciones estratégicas que provocarían una reacción política”.

Esto podría retrasar la causa del libre movimiento de capital globalmente, además de crear una reacción contraria frente a los fondos soberanos de riqueza.

El ex funcionario también comentó que estos fondos podrían convertirse en “un gran tarro de miel” para gobiernos interesados en la supervivencia de un régimen.

Una implicación probable es que EEUU ponga un renovado énfasis en la liberalización de la cuenta de capital como alternativa a los fondos soberanos de riqueza, que le permitirían a los ciudadanos privados, más que al Estado, acumular activos extranjeros. “Sería mucho mejor para la economía mundial que estos fondos disminuyeron en importancia, aún antes de que echen a andar”, dijo Taylor.

Antecedentes

Los fondos soberanos de riqueza son vehículos de inversión propiedad del Estado, constituidos por activos en divisas, pero administrados aparte de las reservas del banco central.

Los fondos, que datan de la década de 1970, tradicionalmente se han utilizado por países exportadores de petróleo -como Noruega, Abu Dhabi y Rusia- para invertir los ingresos de las exportaciones de petróleo.

Ahora, un grupo creciente de países con grandes reservas en divisas -incluyendo China- están planeando crear fondos soberanos de riqueza para invertir el exceso de sus reservas.

VERSIÓN AL ESPAÑOL IVÁN PÉREZ CARRIÓN