Focalizar: difícil de conjugar

Focalizar: difícil de conjugar

El verbo “focalizar” es  de hechura criolla. Es el reemplazo nuestro para enfocar, que sí significa dirigir, encaminar algo hacia alguna parte. Pues bien, cuando aquí se habla de “focalizar” el subsidio del gas licuado de petróleo (GLP) se está hablando de dirigirlo hacia un segmento específico del mercado de usuarios.

El subsidio del gas estuvo en principio destinado a las amas de casa, a los hogares, pero los choferes del concho, la industria y el turismo se apropiaron del mismo y, por lo tanto, se “desfocalizó”. Más adelante el Gobierno logró que el beneficio de la “focalización” excluyera al turismo y la industria, que tienen que comprar GLP no subsidiado.

En las circunstancias actuales, “focalizar” es un verbo de difícil conjugación, siempre que se refiera a combustibles como el GLP, que es un insumo importante y estratégico no sólo para mover los carros del concho, sino también para los hogares y para  pequeños negocios de alimentos pertenecientes a la economía informal. La dificultad de conjugación estribaría en crear medios efectivos para  evitar que el gas subsidiado sea quemado por los motores de  yipetas y carros de alto consumo, o por estufas de familias pudientes. La definición de la franja de pobreza que debe beneficiarse del subsidio es una tarea delicada y difícil, que requeriría muchos recursos. Por eso decimos que “focalizar” es un verbo de difícil conjugación.

 

Duquesa, no más que un basurero

Al hacer referencia de Duquesa no se puede hablar de relleno sanitario ni nada que implique un criterio científico de destino de desperdicios. Se trata de un foco de contaminación de la atmósfera y de las aguas del subsuelo que está a merced de la indiferencia. Los ayuntamientos que lo utilizan y la Secretaría de Obras Públicas mantienen allí un simple y vulgar basurero, y no más.

Se habla de que por falta de recursos no ha sido comprada una planta para el tratamiento de los fluidos que genera la basura. Esas sustancias van a parar al subsuelo y contaminan la tierra y las aguas subterráneas. En sentido contrario fluyen gases como el metano que contaminan la atmósfera del entorno. No hay manera de justificar a los ayuntamientos y Obras Públicas por este abandono. Y la Secretaría de Estado de Medio Ambiente y Recursos Naturales no se da por enterada de lo que está pasando. Hasta prueba en contrario, Duquesa es un vulgar basurero, y no más.