FMI critica subsidios eléctricos en RD y pide plan de reforma

FMI critica subsidios eléctricos en RD y pide plan de reforma

Washington, (EFE).- El Consejo Ejecutivo del FMI instó hoy a República Dominicana a acometer reforma profunda de su sector eléctrico, que incluya la supresión de unos subsidios generalizados que le costarán este año más de 16.480 millones de pesos.

En su análisis anual de la economía dominicana, el órgano directivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) denunció que existen «fallas estructurales» en el sistema eléctrico que hacen que las compañías públicas de distribución acarreen grandes pérdidas.

Los subsidios generalizados para cubrir esas pérdidas son una carga para las finanzas públicas, explicó el Consejo, que calculó que este año la factura superará el 1 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) dominicano, estimado en 1,648 billones de pesos.

«Pese a estos subsidios, la calidad del servicio eléctrico que reciben los ciudadanos sigue siendo muy mala», dijo el directorio del FMI en un comunicado, en el cual resumió la sesión que dedicó a la República Dominicana el pasado 9 de noviembre.

Ese día también aprobó un acuerdo crediticio para ayudarle a responder a la crisis económica que pondrá a su disposición préstamos por valor de 1.700 millones de dólares durante 28 meses si la nación caribeña cumple las metas marcadas.

Como parte del pacto, el gobierno se comprometió a eliminar esos subsidios generalizados en el sector eléctrico, donde los problemas en el suministro ocasionan cortes de entre 10 y 20 horas en diversas regiones del país, incluida la capital.

La situación ha originado manifestaciones públicas y el 11 de noviembre un camionero murió y otro resultó herido al ser atacados por un grupo de encapuchados que protestaban por los cortes, según la policía.

El Fondo elevó hoy sus previsiones de crecimiento para República Dominicana, cuyo PIB se expandirá entre un 0,5 y un 1,5 por ciento este año, entre un 2 y un 3 por ciento en el 2010, y se acercará a las altas cifras de antes de la crisis con expansiones del 6 por ciento en el 2011 y 2012.

En octubre el organismo había augurado que el país crecería un 0,5 por ciento este año y un 2 por ciento en el 2010.

La falta de financiación externa y los problemas estructurales en los sectores fiscal y eléctrico han obligado al gobierno a recortar el gasto este año, lo que ha agudizado la crisis.

El FMI alertó de que parte de la caída de más del 10 por ciento en la recaudación entre enero y septiembre de este año, en relación al mismo período del anterior, puede deberse al uso «indebido» de las exenciones tributarias contempladas en las leyes de competitividad.

El gobierno se ha comprometido a mejorar la gestión tributaria, especialmente en el área de la recaudación, con la ayuda del Fondo, como parte de su acuerdo conjunto.

En contrapartida, el dinero de la entidad le permitirá estimular la economía en el último trimestre de este año y la primera mitad de 2010, con más inversiones y gasto social.

Después de esa fecha el gobierno se ajustará el cinturón para reducir el déficit y la deuda, según el pacto.

El FMI prevé que el déficit primario (el saldo de las cuentas públicas antes del pago de la deuda) de República Dominicana sea del 0,8 por ciento este año, nulo en el 2010, y que el país registre un superávit del 1 por ciento en el 2011 y del 2 por ciento en el 2012.

En el terreno monetario, el Consejo Ejecutivo alertó de que el banco central tiene «espacio limitado» para bajar aún más los intereses, cuya tasa de referencia se encuentra actualmente en el 4 por ciento.

De hecho, le recomendó que «esté vigilante» y los suba en cuanto se recupere el crédito privado.

Mientras, el sistema bancario dominicano ha capeado bien la crisis, a juicio del FMI, que lo calificó como «líquido, bien capitalizado y rentable».

El organismo lo atribuyó a las reformas llevadas a cabo tras la crisis financiera por la que atravesó República Dominicana en 2003, las cuales han mejorado «la regulación, supervisión y fortaleza financiera» de la banca.

Los expertos del FMI estiman que el peso se cotiza a un nivel correcto en los mercados. No obstante, el Consejo Ejecutivo recomendó al país dar más flexibilidad a su sistema cambiario, en vista del «relativamente bajo» nivel de reservas del banco central. EFE