Flexibilizan restricciones aeropuertos

Flexibilizan restricciones aeropuertos

WASHINGTON (AFP).- Las autoridades estadounidenses flexibilizaron ayer las rígidas medidas de seguridad aplicadas al equipaje de mano en aviones como la prohibición de llevar líquidos, pero aseguraron que la restricción a la mayoría de artículos es indefinida.

La Administración de Seguridad en el Transporte (TSA por sus siglas en inglés) informó que la alerta “naranja” o “alta” para la aviación seguirá vigente, y advirtió que los líquidos explosivos aún son una amenaza terrorista, pese al fracaso del presunto complot en Londres.

La TSA anunció que desde el martes los pasajeros de vuelos nacionales e internacionales en aeropuertos estadounidenses podrán llevar consigo artículos de tocador, como champú o pasta dental, en envases pequeños de 100 mililitros o menos.

Los artículos deben llevarse en una bolsa plástica transparente con capacidad para hasta 900 mililitros.

Los pasajeros también podrán comprar artículos en las tiendas libres de impuestos, como bebidas y productos de ‘free shops’, en nuevas zonas “esterilizadas” del aeropuerto luego de pasar los controles de seguridad.

 Una prohibición total sobre los líquidos, geles y aerosoles en el equipaje de mano fue impuesta en agosto luego de que Londres desbaratara un presunto complot para hacer estallar aviones en vuelo entre Gran Bretaña y Estados Unidos con químicos volátiles transportados en bolsos de mano. Kip Hawley, subsecretario de la TSA, dijo que la prohibición a otros artículos, como latas de bebidas, botellas de agua, y perfumes en envases más grandes, fuera del aeropuerto no sería levantada.

“Mantenemos las disposiciones actuales por un periodo indefinido de tiempo”, dijo a la prensa en Washington.  “Tras la prohibición inicial total, sabemos lo suficiente por la investigación británica como para garantizar la seguridad del pasaje de cantidades limitadas de líquidos en envases pequeños para viaje a través de los puntos de control”, aseguró Hawley.

Las nuevas reglas se establecieron luego de conversaciones con expertos de seguridad aérea europeos y canadienses, y pruebas intensivas de especialistas en explosivos.

Hawley advirtió que los explosivos líquidos aún son “parte del manual de los terroristas”, pero rehusó decir en qué cantidades significarían una amenaza y aseguró que las autoridades confían en que potenciales terroristas no puedan fabricar una bomba con líquidos en pequeños contenedores.

   Aunque el Departamento de Seguridad Interior de Estados Unidos había prohibido los líquidos y gel en equipajes de mano al ser desbaratado el presunto complot del 10 de agosto, días más tarde permitió a los viajeros llevar cantidades limitadas de leche para bebé, medicinas e insulina.

   Funcionarios de la TSA dijeron este lunes que una mayor revisión de los trabajadores y bienes en los aeropuertos será impuesta para asegurar que las nuevas áreas “esterilizadas” en las zonas de embarque sean seguras.

   “Estos son ajustes sostenibles y de sentido común que, combinados con medidas de seguridad adicionales en todo el aeropuerto, mantendrán la seguridad de los pasajeros”, dijo el secretario adjunto del Departamento de Seguridad Interior, Michael Jackson.

   No obstante, un severo crítico de la gestión en seguridad aérea del gobierno de George W. Bush condenó las nuevas medidas.

   “El anuncio de hoy parece tener más que ver con el comercio que con preocupaciones de seguridad de sentido común”, dijo el congresista demócrata Ed Markey.

   “Los pasajeros necesitan más que una conferencia de prensa. Necesitan (que haya) avances reales en la detección de equipos explosivos en nuestros aeropuertos”, agregó.

   Hace dos semanas, la Comisión Europea dijo que restringiría permanentemente la cantidad de líquidos en el equipaje de mano, reduciendo la prohibición total.

   El tamaño máximo de los contenedores será establecido bajo las nuevas reglas de la Unión Europea, permitiendo a los pasajeros abordar el avión con pequeños envases de champú y perfume. Compras en los ‘free shops’ podrán ser ingresadas a la nave en bolsas selladas.