FINANCIAL TIMES
Repetición de oscuros días  de los  ‘70 no necesita ser del todo mala

FINANCIAL TIMES<BR>Repetición de oscuros días  de los  ‘70 no necesita ser del todo mala

Aquí hay algo que le daría escalofríos en la espina dorsal a cualquiera aproximadamente en edad mediana o mayor, y es el tener que enfrentar una repetición de los años 70.

Podría ser tan desagradable como el pensamiento de que reaparezcan la música disco, el poliéster y los pantalones campana Sin embargo, los espectros reales de esa década radican en los ámbitos de la economía y de la política, no de la moda. Ciertamente, para aquellos que trabajan en Wall Street esto es casi tan preocupante como la repetición del 2008. Por supuesto, uno ve pocos veteranos de esa época visitando cualquier división comercial de Manhattan, ya que la mayoría de los “maestros del universo” están por debajo de la edad de 50.

Ese apodo, que aunque ahora es familiar, no fue acuñado hasta siete años después que la década terminó en La hoguera de vanidades de Tom Wolfe. Pero la memoria institucional es profunda y el malestar es real. Google, como un barómetro confiable sin igual del espíritu de la época, lo indica en gran manera.

Busque la frase “peor que los setenta” o variaciones de esa frase y, con excepción de varias pesimistas (e inexactas) predicciones de los 80, hay una explosión de referencias solamente en los dos últimos años, con la mayoría teniendo que ver con la economía.

En un discurso este mes dirigido al Club Económico de Nueva York, la vicepresidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, sintió la necesidad de abordar el problema refutando la noción que los errores de esa década serán repetidos.

En ese entonces, dijo Yellen, el marco de la política monetaria de la Fed era gris, sus medidas de utilización de recursos eran defectuosas y sus acciones políticas generalmente siguieron un patrón que minó la confianza pública respecto a su compromiso de mantener la inflación bajo control”.

Pero hay abundante paralelismo. Como si los crecientes precios de los alimentos y del petróleo, la crisis del Medio Oriente y un presidente demócrata con una afición de exceso de reglamentación no fueran suficientes, hay sospecha de que la Fed está jugando con fuego al continuar con el alivio cuantitativo.

Ben Bernanke, jefe de la Fed, dista mucho de ser G. William Miller, el Carter designado que ocupó el puesto brevemente durante los “estagflacionarios” finales de los 70 y que en su época fue tal vez la persona por lo menos respetada para hacerlo. Todavía, las medidas adoptadas hoy en día son para las herramientas políticas de la Fed en una época más simple, como un material fisionable es para el TNT. Los errores serán costosos.

Según dicen, los años 70 fueron un tiempo oscuro para los corredores y banqueros. Después de desgarradores altibajos, los precios de las acciones esencialmente quedaron sin cambio entre el 1968 y  1982, mientras que la “estagflación” condujo a que los bonos fueran conocidos como “certificados de confiscación”. La infame portada del Business Week: “Muerte de las acciones” de 1979, hizo su parte en persuadir a los más brillantes de esa generación para que se mantuvieran al margen de Wall Street. Apenas una cuarta parte del número de graduados de la Escuela de Negocios de Harvard que entraron en finanzas en el año 2008, lo hicieron en 1980.

Y no fue solamente que los beneficios eran terribles, sino que así fue también la calidad de vida para los que fueron suficientemente afortunados en quedar empleados. New York City perdió un millón de residentes, el crimen aumentó y cientos de miles de empleos financieros desaparecieron. La ciudad casi se fue a la bancarrota y los apartamentos palaciegos ubicados en Park Avenue que llegan a costar millones de dólares hoy pueden apenas darse por el costo de una vivienda suburbana en el fuera de moda Nueva Jersey.

Por supuesto que la situación actual sobre el particular parece bastante optimista hoy. El enorme malestar presupuestario de Nueva York no ha impactado la calidad de vida todavía, los bancos están contratando y los negociantes están más ocupados de lo que habían estado desde antes de la crisis. Pero el dinero inteligente, la gente como el director de fondo de protección John Paulson, quien se benefició de la crisis inmobiliaria, se están protegiendo por medio de la compra de oro. Un dólar débil junto a los crecientes precios de la materia prima, indican que muchos otros productos se sienten igual.

A pesar de todo, hay un resquicio de esperanza. Los terribles años 70 desencadenaron los maravillosos años 80. La pérdida de dinero engendró a Paul Volcker, la Era de Acuario engendró la generación del “yo”, y Jimmy Carter engendró El Gipper.

Una vez que los 70 terminaron, una nueva generación de innovadores, tales como Lewie Ranieri, Michael Milken y el reparto de los Premios Nobel que más tarde nos daría LTCM, ayudó a marcar el renacimiento financiero y se produjo el mercado alcista más grande y más fuerte en la historia.

No importa cuán oscura sea la noche, el amanecer siempre llega.

Las claves

1.  Década años 70

Le daría escalofríos en la espina dorsal a cualquiera aproximadamente en edad mediana o mayor, y es el tener que enfrentar una repetición de los años 70.

2.  Preocupante

 Para aquellos que trabajan en Wall Street, esto es casi tan preocupante como la repetición del 2008.

División del Banco Mundial se enfoca en combatir  pobreza

Chris Giles 

Londres. La división del sector privado del Banco Mundial se ha comprometido en garantizar que sus operaciones se centren en la reducción de la pobreza en los países en desarrollo, así como en asegurar los retornos económicos, después de aceptar los hallazgos de un reporte crítico por parte del organismo regulador independiente del banco.

El reporte del Grupo de Evaluación Independiente (IEG, por sus siglas en inglés) indicó que la Corporación Financiera Internacional (IFC, por sus siglas en inglés) podría priorizar la reducción de la pobreza en su elección de los sectores, países y proyectos en los que invierte.

En un momento en que los gobiernos de los países en desarrollo están enfrentando constreñimientos en la inflación y a nivel fiscal, la inversión del sector privado será la forma principal para reducir la pobreza. El IEG instó a la IFC a fortalecer su enfoque sobre esta área.

La dirección de la IFC ha aceptado por completo los hallazgos del reporte, diciendo que el reporte intervino con los cambios que había estado llevando a cabo y los que estaba intentando hacer en el futuro.

Nigel Twose, director de la IFC para el impacto en el desarrollo, dijo a FT: “Necesitamos ser más explícitos y sistemáticos sobre los aspectos de nuestro trabajo en relación a la reducción de la pobreza, ya sean directos o indirectos”.

Él argumento que la IFC siempre había buscado hacer frente a la pobreza con su crédito, pero aceptó que esto había sido difícil de demostrar debido a que el grupo no había priorizado el objetivo ni en la fase de diseño del proyecto ni había monitorizado el impacto de los proyectos.

El reporte del IEG señala que la reducción de la pobreza era central para la misión de la IFC, pero, mientras esta división del Banco Mundial estuviera dispuesta a demostrar un decente crecimiento de la economía y de los retornos resultantes de los proyectos que financiaba, era incapaz de demostrar efectos beneficiosos similares sobre la ayuda a los pobres. Ade Freeman, el autor principal del reporte, dijo: “La institución no puede alegar que no sabe que tiene un impacto sobre los pobres”.

Sin embargo, cuando la IFC monitorizó el impacto de sus proyectos, el resultado fue que los proyectos que prestaban atención a la reducción de la pobreza se desarrollaban ligeramente mejor que otros proyectos sobre el desarrollo y el resultado de la inversión, dijo el IEG.

El organismo regulador independiente fue cuidadoso en no reclamar que el financiamiento de la IFC había asegurado retornos económicos a expensas de los pobres en los países en desarrollo, pero indicó que un mayor enfoque podría ponerse sobre el crédito para los sectores, tales como las telecomunicaciones, la agroempresa y la infraestructura, que han sido vistos que proveen empleos directamente y facilitan los negocios privados para los pobres. El IEG también recomendó que la IFC se ramificara a partir de centrarse en la India, Pakistán, Vietnam y Nigeria, en sus proyectos basados en los países más pobres, algo que la dirección de la IFC dijo que ya estaba haciendo.

VERSIÓN AL ESPAÑOL DE ROSANNA CAPELLA