FINANCIAL TIMES
Barak  Obama trata de recuperar la antigua magia de su campaña

<STRONG>FINANCIAL TIMES<BR></STRONG>Barak  Obama trata de recuperar la antigua magia de su campaña

ANNA FIFIELD
Washington.
 Cuando Barack Obama aparezca en el hogareño set de The View, todo sofá y tazas para café, él puede esperar risas y preguntas suaves de «las señoras» – dirigido por las expertas de televisión Barbara Walter y Whoopi Goldberg. 

En todavía otra primicia, Obama aparecerá en un programa diurno de televisión de entrevistas, hablando en gran parte a la demografía de la «mamá del fútbol» acerca de la vida de su familia dentro de la Casa Blanca, la economía y la fuga de petróleo de BP.

La administración de Obama, frente a marcas deprimentes aún de encuestadores amistosos, hace un nuevo esfuerzo para hablar con la clase media de Norteamérica, tratando de recuperar algo de la antigua magia de su campaña antes de las elecciones Congresionales de mitad del trimestre de noviembre. Y todo sin tener que utilizar la vía del molestoso cuerpo de la prensa acreditada de la Casa Blanca.

Ciertamente, el presidente necesita toda la exposición positiva que puede conseguir.

Los sondeos colocan regularmente su calificación de aprobación debajo del 50%, y un nuevo sondeo de la Universidad de Quinnipiac encontró que los votantes de Estados Unidos piensan – por un margen del 48 al 40% – que él no merece ser reelegido en el 2012.

Esto es una alarmante lectura en el Washington de Obama, donde los demócratas podrían perder control de la Casa e incluso del Senado.

Si el presidente piensa que es duro conseguir pasar legislaciones ahora, imagine cuán difícil será la vida en un Congreso dominado por los republicanos.

De ahí la nueva tendencia de presentar al presidente  Obama como un hombre común, sentado en una sofá hablando de sus hijas con un grupo de madres. Antes de dirigirse al estudio para grabar el show visitó la tienda Tastee Sub en Nueva Jersey, otra oportunidad para fotografiar a un presidente que una vez fue criticado por su afición hacia la arúgula.

Todo esto tiene como meta recordar a los votantes por qué ellos acudieron en masa para el hombre que prometió el cambio en el 2008, y motivarlos para hacer lo mismo en las menos glamorosas elecciones de medio término.

Pero sus intentos recientes para conectarse con el público solo han servido para poner de relieve hasta qué punto el brillo ha desaparecido de la aureola de Obama.

En su primer discurso desde el Despacho Oval, hecho durante el momento más activo de la fuga de petróleo de BP, cayó como un plomo, sin ofrecer nuevos planes para contrarrestar el desastre. Instó a los norteamericanos a vacacionar en Florida, pero de repente llevó a su familia al frondoso Maine.

Las sospechas de que es elitista se  confirmaron cuando ofreció una gala para recaudar fondos en el hogar de Manhattan de Anna Wintour, editora de la revista Vogue.

La imagen pública del presidente es ahora la de alguien que golpea mucho tiempo después de que se ha apagado el fuego y que pierde contacto con la sombría realidad. Los consejeros del presidente se equivocan si piensan que las apariciones halagadoras en los medios diseñadas para recordar al público por qué fueron conquistados inicialmente por Obama llevarán a un rebote en los sondeos, con repercusiones en noviembre.

A los norteamericanos comunes ordinarios les preocupa más un letargo en la economía y los millones de personas todavía desempleadas.

En este frente, Obama no tiene mucho de que jactarse. Una recuperación de las clases  está en camino y la tasa del paro podría haber sido peor, pero esto es un consuelo frío para los desempleados a largo plazo que no tienen tiempo para afirmaciones sobre contrafactuales.

Los Republicanos tienen una tarea relativamente fácil en esta campaña electoral – sencillamente tienen que mostrar que las cosas no van bien y culpar al presidente. Con sus ataques y obstrucciones constantes, ellos ya hacen una buena labor en socavar cada uno de sus movimientos. Si él ha de encender la chispa a sus propios números en las encuestas, sin mencionar el pronóstico mucho más desolador para los demócratas en el Congreso de los Estados Unidos, Barack Obama tiene un desafío mucho más difícil: hacer el argumento de que las cosas comienzan a mejorar.

Eso será difícil para una administración que ahora es cuando se da cuenta de que su paquete de estímulo de $787mm (€605mm,£507mm) no fue lo suficiente grande y que pronostica que la tasa de desempleo permanecerá en las altas cifras de un sólo dígito para el futuro previsible.

Cualquier empuje que consiga por su aparición en el programa de entrevistas probablemente sea efímero porque los problemas que están haciéndoles daño a las personas comunes son reales y continuos.

Más imágenes del presidente Obama con el Primer Perro o comiendo hamburguesas simplemente no son suficientemente buenas. 

Las claves

1. El objetivo

La administración de Obama,  trata de recuperar algo de la antigua magia de su campaña antes de las elecciones Congresionales de mitad del trimestre de noviembre.

2.  Acciones positiva

Ciertamente, el presidente necesita toda la exposición positiva que puede conseguir.

3.  Sondeos

Los sondeos colocan regularmente su calificación de aprobación debajo del 50%, y un nuevo sondeo  encontró que los votantes  piensan – por un margen del 48 al 40% – que él no merece ser reelegido en el 2012.

4. Tendencia

De ahí la nueva tendencia de presentar a Obama como un hombre común.

Velo de dudas de recuperación afecta mercado precios EU

Dave Shellock

Las persistentes dudas acerca del panorama de la economía de Estados Unidos recientemente destrozaron la confianza del mercado, perturbando los precios de las acciones en ambos lados del Atlántico y manteniendo el dólar bajo presión.

Más débiles de lo esperado, las órdenes de bienes duraderos se añadieron a una letanía de liberaciones económicas decepcionantes de E.U. en semanas recientes que han mantenido los temores acerca de una recesión de doble inmersión en primera plana, a pesar de los favorables reportes trimestrales de ganancias.

Las órdenes cayeron un 1 por ciento  en junio, la mayor disminución en 10 meses, siguiendo una baja del 0.8% en mayo.  Los analistas esperaban un modesto aumento para junio.

«En términos generales, el informe de hoy es consecuente con la caída reciente en el índice manufacturero ISM y el lento crecimiento de las exportaciones, y esperamos moderación adicional en órdenes de bienes duraderos cuando el ciclo del inventario desvanezca sobre el segundo semestre del año,» dijo Yelena Shulyatyeva, economista en el BNP Paribas.

Las cifras dejaron a los inversionistas inquietos una vez más acerca del impacto de un retraso de Estados Unidos en la recuperación global, y los mercados de valores sufrieron pérdidas moderadas como resultado.

Para el mediodía en Nueva York, el S&P 500 había bajado el 0,4 por ciento, mientras el índice FTSE Eurofirst 300 cayó un 0,3% luego de seis días sucesivos de ganancias.

Sin embargo, los mercados asiáticos disfrutaron de una sesión mucho más boyante cuando los reportes de las fuertes ganancias domésticas mantuvieron a flote sentimientos. En Tokio, el Nikkei 225 saltó un 2,7%, su mejor desempeño en dos semanas, mientras Shangai subió el 2,3% y Hong-Kong agregó el 0,6%.

En los mercados monetarios, el dólar perdió terreno contra el euro y el yen. La moneda única pasó la mayor parte de la sesión por encima de $1,30, pero faltó el ímpetu para romper por encima del tope de 2½ meses de $1,3045, mientras el dólar tocó brevemente Y87.44.

La libra esterlina llegó a un tope de cinco meses contra el dólar como una serie reciente de indicadores económicos fuertes del R.U. y compensó comentarios pacifistas del Banco de Inglaterra.

Pero el dólar australiano retrocedió de un tope de 11 semanas después de que los datos mostraran que la inflación domestica base se había ralentizado a su ritmo trimestral más lento en más de tres años – excluyendo virtualmente una subida del tipo de interés cuando el Banco de Reservas de Australia se reúna próximamente.

Mientras tanto, los datos alemanes de la inflación para julio llegaron por encima de lo esperado, aunque los analistas dijeran que la fuerza probablemente fue causada por factores temporales.

«Además, es probable que el reciente fortalecimiento del euro mantenga una tapa en los aumentos de precios en el trimestre venidero,» dijo Peter Vanden Houte de ING Markets.

«Como los países periféricos tratan de recobrar el espíritu competitivo dentro de la eurozona, la continua baja inflación en Alemania los fuerza a territorio deflacionista.  

Zoom

Bonos alemanes

Los rendimientos a dos años de los bonos del estado alemán cayeron por primera vez en cuatro días cuando un informe mostró que los bancos de la eurozona ajustaron los préstamos en el último trimestre, incitando algunas preocupaciones de que el estrés del mercado de deuda  dañaba las economías  en la región. El rendimiento a dos años cayó 3bp al 0,85%. En E.U., el rendimiento a 10 años del Tesoro permaneció en 3,05% adelante de una venta de papel a cinco años por $37mm.