FINANCIAL TIMES
Lo que le falta por resolver a Brasil

FINANCIAL TIMES <BR>Lo que le falta por resolver a Brasil

POR RAYMOND COLITT
RÍO DE JANEIRO.-
Después que anunciara el martes pasado su crecimiento más rápido en el producto interno bruto en una década, Brasil fue advertido que todavía le queda una larga lista de desafíos por delante, si es que quiere garantizar un crecimiento sostenido y equitativo.

La advertencia está en un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, que elogió la política económica en general bajo la administración de tendencia izquierdista del presidente Luis Ignacio Lula da Silva y dice que Brasil, que vio crecer su PIB en 5.2% en 2004, está cosechando los beneficios de una consolidación macroeconómica prudente.

“La administrción ha realizado un impresionante esfuerzo en restablecer la confianza. Estas políticas cautelosas están dando fruto ahora, y el panorama para el corto plazo es promisorio”, dijo Andrew Dean, vicedirector de la OCDE.

No obstante, el informe dice también que Brasil necesita reducir el gasto público, mejorar su clima de inversiones y recomponer su gasto en bienestar social.

Brasil no atrajo inversiones suficientes, en particular en la infraestructura, “para sostener un crecimiento fuerte a mediano plazo”, observa la OCDE. “En el sector de la energía”, dijo el señor Dean, el riesgo del fracaso en la regulación no debería ser subestimado, dado el mayor papel que el gobierno le atribuye en la planificación a largo plazo. La inversión privada en agua y salubridad sigue limitado por una falta de claridad sobre la asignación de poderes reguladores”. La OCDE recomendó que Brasil pujara por una nueva ronda de recortes impopulares en los beneficios de la seguridad social..

Quizás, el descubrimiento más incómodo del informe para un gobierno que prometió mejorar radicalmente la igualdad social sea que muchos de sus gastos de pensiones y desempleo y las compensaciones a la enseñanza y salud básica benefician a los ciudadanos más ricos de Brasil. El “alto perfil” de los programas de bienestar social del señor Lula da Silva tenían como objeto los pobres, pero estuvieron relativamente faltos de financiamiento. La OCDE insta a un enfoque más claro y una mejor evaluación del gasto social.

Sorprendentemente, las autoridades económicas estuvieron de acuerdo con muchas de las revelaciones del informe y elogiaron su calidad técnica. “Apreciamos este diálogo franco. El informe aporta propuestas interesantes en algunas áreas nuevas”, dijo Joaquim Levy, secretario del Tesoro.

Algunos analistas dijeron que la agenda de reforma del gobierno ya incluyó muchas de las recomendaciones de la OCDE. “La buena noticia es que muchas de estas propuestas ya son las mismas del gobierno; ellos están conscientes de la necesidad de hacer más reformas”, dijo José Alexandre Scheinkman, profesor de Economía en Princeton.

Aún así, los analistas cuestionan la capacidad el gobierno de introducir algunas de las propuestas más controvertidas de su programa de reformas, incluyendo la autonomía del Banco Central, después que perdiera el control en la cámara baja del Congreso el mes pasado.

 “El gobierno perdió impulso en las reformas, y con reformas prácticamente imposibles de aprobar en 2006, un año de elecciones, se le está acabando el tiempo”, dijo Fabio Giambiagi, un economista de un centro de análisis de Río de Janeiro.

VERSION AL ESPAÑOL DE IVAN PEREZ CARRION