FINANCIAL TIMES
Las reformas en el mundo árabe son «solo cosméticas»

FINANCIAL TIMES <BR>Las reformas en el mundo árabe son «solo cosméticas»

POR ROULA KHALAF
Importantes intelectuales árabes han advertido sobre la «prematura» euforia de Occidente sobre los avances políticos en el Oriente Medio, juzgando que las reformas siguen siendo en gran medida cosméticas y fragmentadas.

En la presentación de la muy demorada tercera actualización del «Informe sobre el desarrollo humano árabe» respaldado por la ONU0 ­,- un análisis de los regímenes árabes que ganó elogios en todo el mundo en 2002-, los autores reconocen las señales de un nuevo dinamismo, incluyendo las protestas en el Líbano y las elecciones en Irak y los territorios palestinos.

Pero en una alusión aparente a los intentos de Estados unidos de adjudicarse el crédito por haber desencadenado una revolución democrática con la guerra en Irak, Nader Fargani, el escritor principal, dijo: «Hay una euforia prematura con algunas reformas parciales en el mundo».

A pesar de muchas críticas a EEUU en el informe, los autores respaldan los esfuerzos internacionales para promover la democracia en la región, que describe como potencialmente la forma más pragmática para mantener el impulso para el cambio.

El respaldo pudiera inyectar algún impulso a la iniciativa más amplia para el Oriente Medio y el Norte de África del Grupo de Ocho países industrializados y apoyada por EEUU, un esfuerzo modesto por promover la reforma política y social.

La publicación del documento, que incluye los avances hasta julio pasado, se demoró varios meses por las objeciones de Egipto y EEUU. A finales del año pasado, el Programa de Desarrollo de la ONU (PNUD), la entidad que respalda el informe, se mostró renuente a publicarlo con su nombre y los autores exploraron formas para establecer su propia institución regional.

En el prólogo del informe, el PNUD recalca que algunos de los criterios expresados por los autores no son compartidos por la organización o la ONU. Funcionarios de EEUU han expresado preocupación con la crítica directa de la ocupación por Israel de los territorios palestinos y al control militar de Irak, que se juzgan en el informe como que están dañando el desarrollo humano en el mundo árabe e incrementando el sufrimiento.

En una información a los periodistas, Clovis Maksoud, asesor de los autores, dijo que la política de EEUU sobre la democratización también es selectiva. Destacó el silencio de EEUU sobre las protests recientes en Túnez contra la decisión del gobierno de invitar al primer ministro de Israel, Ariel Sharon para una visita, lo que contrasta con el entusiasmo norteamericano ante las protestas en las calles del Líbano para poner fin al mandato sirio y de las manifestaciones egipcias contra el quinto mandato del presidente Hosni Mubarak.

«Hubo elementos comunes al fermento en los tres países», dijo. «Pero la actitud paternalista es aparente donde le conviene (a EEUU) y ausente donde no».

El informe se publica en un momento crítico en la región. Los regímenes autocráticos están bajo creciente presión internacional para liberalizar, y los grupos políticos se están haciendo más audaces en la demanda de sus derechos democráticos. El informe, sin embargo, dice que mientras desaparece el viejo orden, todavía hay que encontrar el nuevo.

Según los autores, hasta los pasos más recientes, como la decisión del presidente Mubarak para permitir unas elecciones presidenciales multipartidarias, o las elecciones parciales en Arabia Saudita, pudieran representar nada más allá de cambios cosméticos para demorar las reformas fundamentales. «La reforma a pedacitos ya no funciona y pudiera ser contraproducente», dijo el señor Fergani.

Ni las elecciones en Irak, indican los expertos, fueron plenamente democráticas. «Los cambios después de julio son importantes, pero no cambian la escena como tal», dijo Rima Khalaf Hunaidi, secretario ayudante general en el PNUD. «Votar es una cosa y es extremadamente importante. Pero cuando su derecho a la vida se viola y usted mantiene personas en las cárceles, se ve menos importante».

El informe advierte que si el estatus político en la región se mantiene, conducirá a «cambios destructivos», que posiblemente impliquen violencia armada.

La alternativa ideal para «este escenario de desastre» es «izdihar», un florecimiento que involucrará negociaciones pacíficas sobre una distribución del poder y las garantías de libertad a todos los grupos políticos.

Pero, reconociendo la resistencia de regímenes existentes a cualquier forma de compartir el poder, los autores concluyen que la variante «a medio camino» que implica forzar reformas desde fuera, pudiera ser el más pragmático.

El G8 estableció el año pasado el denominado Foro para el Futuro, para discutir las reformas con los gobiernos árabes y los grupos no gubernamentales.

VERSION AL ESPAÑOL DE IVAN PEREZ CARRION