FINANCIAL TIMES
Exportadores de petróleo aprenden a favorecer las inversiones

FINANCIAL TIMES <BR>Exportadores de petróleo aprenden a favorecer las inversiones

Los exportadores de petróleo son los recién llegados al bloque de los grandes desequilibrios globales, pero ser nuevos no los hace menos importantes: han sido ellos los principales motores en el incremento de los desbalances comerciales durante los últimos dos años.

El incremento del precio del barril a US$40 desde los inicios de 2002 ha desplazado US$1,200 millardos (_1,007 millardos, £684 millardos) al año de los países consumidores de petróleo hacia los productores del producto básico.

Estas magnitudes no son solo importantes en términos absolutos. Los exportadores del Oriente Medio tienen ahora excedentes más grandes en su cuenta corrientes que la totalidad de los países emergentes de Asia, incluyendo China, y sus excedentes representan cerca de 30% del déficit actual de la cuenta corriente de Estados Unidos. Incluya Rusia, Nigeria y Venezuela y la importancia de los exportadores de petróleo no puede ser subestimada.

Como reconocía el Fondo Monetario Internacional en su último Panorama Económico Mundial, ninguna solución a los desbalances globales se puede producir sin una caída importante en el precio del petróleo, un acontecimiento que cada vez parece menos probable, o un reciclaje de los petrodólares en exportaciones del mundo industrializado.

El Grupo de Siete economías industrializadas líderes presentó una solución bastante simple de los dilemas económicos de los exportadores en su reunión del mes pasado.

Instaron a los países exportadores de petróleo a gastar sus excesos no previstos en exportaciones de EEUU, Japón, Alemania, el Reino Unido, Francia, Italia y Canadá.

Adoptando una línea más cautelosa, el FMI reconoció que los miles de millones de dólares que fluyen hacia los productores de petróleo del Oriente Medio propician una oportunidad para enfrentar problemas económicos que existen hace tiempo, incluyendo la necesidad de generar empleos para una población en edad laboral en rápido crecimiento.

Pero las cantidades de dinero son tan enormes, que según advirtió, “el gasto solo se puede incrementar de manera gradual, dependiendo de las condiciones macroeconómicas”.

Recuerda los errores de las décadas de 1970 y 1980, cuando gran parte del dinero resultado de precios más altos para el petróleo se disolvieron en un consumo notable.

¿Cómo se están comportando los productores en esta ocasión? Hasta ahora, el FMI reporta que los exportadores de petróleo, quizás con la excepción de Rusia y Venezuela, no han estado gastando el dinero en nada parecido a la tasa en que lo hicieron a inicios de los 1970, y han estado más acertados favoreciendo las inversiones frente al gasto corriente. 

En el Golfo, las finanzas públicas suelen tratarse como un secreto de Estado, con tal acuciosidad, que es difícil obtener los detalles sobre el gasto.

Sin embargo, la valoración de los economistas que tienen acceso a esa información es que los excedentes del petróleo, hasta ahora, se han invertido fundamentalmente en el extranjero, en lugar de gastarse.

De acuerdo con el Instituto Internacional de Finanzas (IIF), el excedente agregado de la cuenta corriente de los países del Consejo de Cooperación del Golfo -Arabia Saudita, Kuwait, Omán, Emiratos Árabes Unidos, Bahrein y Qatar- subió a una altura histórica de US$93 millardos en 2004, cerca de 20% del producto interno bruto.

No hay indicios claros de si el dinero se invirtió, pero el IIF y otros economistas de la región dicen que una gran proporción de los excedentes se mantiene en forma de activos de EEUU, incluyendo bonos del Tesoro.

Al tener más confianza en que los precios del petróleo se mantendrían firmes, los gobiernos también están empezando a incrementar el gasto, principalmente en proyectos de infraestructura. El IIF espera un crecimiento en el gasto de cerca de 17% anual, en 2005 y 2006.

En Arabia Saudita, el mayor exportador mundial de petróleo, el banco local Samba está pronosticando un gasto adicional de no menos de US$100 millardos entre ahora y 2010. Los planes de expansión de a compañía estatal petrolera Aramco representan una gran parte del gasto total. Sin embargo, el gobierno también ordenó un incremento de 15% en los salarios de los empleados públicos y prometió aumentar el gasto en la vivienda y la educación.

En Rusia, el segundo exportador mundial de petróleo, la economía ha estado creciendo con mucha fuerza gracias a los altos precios del crudo durante casi cinco años. Pero el consumo privado está aumentado la demanda interna, desde que el caso Yukos empezó a afectar la confianza en proyectos de inversiones.

Hasta ahora, el gobierno ha empleado inteligentemente los ingresos del petróleo: ha hecho crecer las reservas en divisas, que están en US$156 millardos, incluyendo un fondo de estabilización petrolero de US$30 millardos, y ha estado pagando la deuda externa.

Pero en la medida que el país se acerca a las elecciones presidenciales de 2008, aumentan las presiones políticas para empezar a gastar dinero del fondo de estabilización concebido como un colchón para utilizar en el caso de un vuelco económico. También existe la preocupación de que el dinero del petróleo le permita a Rusia echar atrás sus reformas estructurales.

El riesgo es que caiga en una trampa inflacionaria de gasto del dinero del petróleo demasiado rápidamente.

El auge en el consumo interno ya elevó la tasa de inflación a casi 13% este año, lo que provocó que el FMI pidiera “que la política monetaria se concentre en una des-inflación decisiva”.

Sin embargo, la opción de Moscú ha sido enfocar la política de divisas para mantener un rublo estable, al costo de no hacer bajar la inflación.

Nigeria, el mayor productor de África, se comprometió a ahorrar la mitad de sus ingresos por petróleo que gane por encima de su precio presupuestado para financiar el déficit fiscal, mientras ahorra el resto para proyectos sociales y de infraestructura.

La cuenta del “exceso de crudo” también se diseñó como una forma de asilar el gasto del gobierno de las oscilaciones en el precio internacional del petróleo. Cerca de US$3 millardos de ingresos en exceso del crudo de 2004 se emplearán para el gasto en el presupuesto de 2005, mientras que US$3 millardos se asignarán a la construcción de siete plantas de energía por gas para compensar la masiva escasez en la generación de electricidad del país.

La mayor parte de los US$12 millardos en ingresos adicionales por petróleo que se esperan en 2005 se utilizarán para pagar parte de la deuda del país con el Club de París, como parte de un acuerdo alcanzado en junio, que verá un aplazamiento de US$31 millardos, con un canje de dinero ahora por un pago reducido de la deuda en el futuro.

Sin embargo, estas gratificaciones demoradas no complacen a todo el mundo. Crece la presión de la Asamblea Nacional de Nigeria para inflar el gasto, lo que exacerba temores de inflación, que ahora anda por 16%. También preocupa seriamente la transparencia de la política fiscal, por temores de corrupción, tanto en el país como en el exterior.

En Venezuela, el presidente Hugo Chávez se ha beneficiado de una lluvia inesperada de dinero de una magnitud no vista antes en el quinto exportador mundial de petróleo.

Sin embargo, el señor Chávez no ha decidido para temprano nada de los US$30 millardos de la deuda externa de Venezuela. Por el contrario, su gobierno está empleando el ingreso adicional para financiar una serie de proyectos internacionales, incluyendo petróleo a bajo precio para países del Caribe y América Central.

Además, creó un fondo para permitirle al gobierno encaminar parte de la bonanza hacia proyectos discrecionales.

Sin embargo, en general, la disposición de los productores de petróleo a incrementar su gasto lentamente significa que su estabilidad económica parece ser mucho más cierta que cualquier reducción rápida de la reducción de los desequilibrios globales.

VERSION AL ESPAÑOL DE IVAN PEREZ CARRION