FINANCIAL TIMES
Aumentan temores sobre carrera armamentista

FINANCIAL TIMES<BR> Aumentan temores sobre carrera armamentista

POR ANDY WEBB-VIDAL
CARACAS.- Venezuela dio ayer un bandazo en lo que los analistas dijeron sería una carrera armamentista con Colombia, respaldada por EEUU, cuando el presidente Hugo Chávez acordó obtener armas en Brasil, seguido de otras adquisiciones en Rusia.

El señor Chávez firmó acuerdos con el presidente de Brasil,Luiz Ignacio Lula da Silva en Caracas que incluyen la probable compra de al menos una docena de aviones de combate ligeros Super Tucano brasileños y negocios de riesgo compartido en petróleo y gas.

La adquisición de aviones de ataque de Brasil se produce en momentos de crecientes tensiones entre Caracas y Washington por los esfuerzos del señor Chávez de renovar y fortalecer la capacidad militar de Venezuela.

Venezuela, el quinto exportador mundial de petróleo está intentando desviar sus embarques de petróleo de EEUU, su mercado tradicional, hacia china, una decisión política que ha hecho sonar las alarmas en Washington. También Caracas está en negociaciones con Rusia para comprar unos 50 aviones de guerra Mig-29 SMT, el modelo más avanzado, y ya acordó adquirir 100,000 fusiles Kalashnikov y 40 helicópteros.

El Departamento de Estado de EEUU dijo la semana pasada que había advertido a Moscú del «efecto potencialmente desestabilizador en el hemisferio» de ventas de armas al gobierno del señor Chávez, un nacionalista radical de tendencia izquierdista. Sin embargo, el señor Chávez rechazó las preocupaciones de EEUU por «inmiscuirse» en los asuntos internos de Venezuela y calificó a EEUU de «estado terrorista» por sus actividades en Irak.

La adquisición de los Super Tucanos de Brasil, al mismo tiempo que las compras de armas rusas, con toda certeza intensificarán las preocupaciones de la administración Bush sobre la amenaza potencial que representa el señor Chávez para el gobierno colombiano del presidente derechista Álvaro Uribe.

El gobierno del señor Uribe, el aliado más cercano de EEUU en la región y el tercer receptor de ayuda militar de EEUU en el mundo, está involucrado en una ofensiva militar para derrotar la persistente insurgencia izquierdista. Los funcionarios norteamericanos y colombianos temen que las armas de Venezuela pudieran terminar en manos de las guerrillas que intentan derrocar al señor Uribe en el vecino país andino.

Algunos analistas dicen que los planes venezolanos de adquirir armas harán que Colombia pida a EEUU que refuerce si respaldo militar, aún si los funcionarios de la Defensa en Washington no estuvieran ya considerando una medida de esa naturaleza.

«Realmente estamos al borde de una gran carrera armamentista en los Andes del norte», dijo Eduardo Gamarra, director del Centro de América Latina y el Caribe en la Universidad de La Florida. «Si Chávez obtiene los Tucanos, probablemente estemos cerca de darle a Uribe los F-16».

Es casi seguro que los planes de compra de armas de Venezuela salgan a colación cuando el señor Uribe se reúna con el señor Chávez hoy en Caracas. La cumbre es un intento por resolver la tensa disputa sobre la captura irregular en diciembre de un importante líder insurgente colombiano en Caracas.

El señor Chávez suspendió el comercio entre ambos países después de describir el incidente como una violación de la soberanía venezolana. Los funcionarios colombianos y estadounidenses vieron el asunto como una prueba de que los rebeldes colombianos tienen un santuario en Venezuela.

VERSION AL ESPAÑOL DE IVAN PEREZ CARRION