FINANCIAL TIMES
Acusan a Bush de robar a los pobres y beneficiar a los ricos

FINANCIAL TIMES <BR>Acusan a Bush de robar a los pobres y beneficiar a los ricos

POR CHRISTOPHER SWANN
WASHINGTON.- Un día después de que el presidente George W. Bush presentara el presupuesto más austero de su presidencia, los defensores de los pobres estaban trabajando duro paras pintarlo como un Robin Hood al revés -un presidente que le roba a los necesitados para darle a los ricos.

Las recomendaciones de la Casa Blanca al Congreso contenían una serie de recortes dolorosos a programas para los de bajos ingresos, mientras que subrayaba de nuevo el costo de extender los recortes a los impuestos del primer periodo del señor Bush, que beneficiaron con creces a los adinerados.

La propuesta de reducir los bonos de alimentos para los norteamericanos de bajos ingresos que tienen ahorros modestos excluiría entre 200,000 y 300,000 familias. Una congelación del financiamiento por atención a niños a los estados significa que 300,000 menos niños de familias de bajos ingresos tendrán ayuda en 2009.

También hay preocupaciones de que los esfuerzos por rebajar US$45 millardos durante la próxima década del apoyo federal al Medicaid -que aporta beneficios de salud a los pobres- haría que los estados redujeran su cobertura.

Margy Waller, una especialista en pobreza de Brookings Institution, dijo que los recortes podrían costar caro.

«Este presupuesto es al menos tan malo y probablemente peor que los presupuestos de Reagan de los años 80, en cuanto a su impacto en los pobres», dijo, refiriéndose a los esfuerzos del presidente Ronald Reagan por llevar al balance el presupuesto después de una gran reducción en los impuestos.

Expertos en pobreza recalcaron también ayer que los programas para los pobres habían hecho poco por contribuir al déficit creciente, generado en gran medida por las reducciones en los impuestos y el incremento en el gasto de defensa.

El año próximo, el ingreso que se pierda atribuible a los recortes de impuestos del señor Bush en su primer periodo estarán cerca de US$190 millardos. Mientras tanto, los recortes en los programas domésticos propuestos paras 2006 por la Casa Blanca ahorrarían US$20 millardos.

Aunque ya el presupuesto ha generado ruidos en las filas demócratas, estos están mal ubicados para proteger los programas para los norteamericanos de bajos ingresos. Algunas legislaciones pudieran bloquearse mediante una maniobra en el Senado, que requeriría 60 votos para ganar, pero esto no es permitido en las resoluciones sobre el presupuesto, por lo que los republicanos solo necesitarán 50 votos.

Los demócratas solo tienen 44 senadores, y varios de los republicanos centristas, quienes en ocasiones se suman a los demócratas son conservadores con los temas fiscales, y pudieran acoger medidas que reducen el déficit.

Los pobres pudieran tener s sus defensores más fuertes entre los gobernadores republicanos y los funcionarios locales.

A los estados les han estado preocupando los esfuerzos por reducir el respaldo federal al Medicaid, que ya representa cerca de una quinta parte de los presupuestos estatales. El costo está creciendo cerca de 10% al año.

La carga financiera del Medicaid está compartida, con un aporte del gobierno federal entre 50%-77% de los costos, en dependencia de la riqueza de cada estado.

«Lo que el señor Bush está proponiendo es una seria amenaza a una corriente de financiamiento del que depende el gobierno estatal», dijo la señorita Waller. «Es probable que se produzca un serio empuje como reacción de los funcionarios locales y estatales, y un buen nivel de respuesta por parte de los congresistas».

VERSION AL ESPAÑOL DE IVAN PEREZ CARRION