Finalizan foro Davos con muchas ideas

Finalizan foro Davos con muchas ideas

Davos (Suiza) (EFE).- Los más de 2.300 participantes que se despidieron hoy del Foro Económico Mundial de Davos se van con ideas sobre cómo aplicar la creatividad a la solución de problemas globales y con el cometido de reflexionar sobre los valores que han de mover el mundo, el tema del próximo año.

Durante esta edición, el foro se centró en la necesidad de buscar soluciones creativas ante los grandes retos que afronta la economía mundial de cara a 2006, que, según los expertos, ya no son los clásicos de la burbuja inmobiliaria o los avatares financieros de Latinoamérica.

Los «gurús» de la economía mundial coincidieron en que ésta ha cambiado y que cada vez depende más de imprevistos que le son ajenos, un temor que no es de extrañar, dado el trágico cierre de 2005 en lo que a desastres naturales se refiere.

Pero el riesgo que quita el sueño a muchos de los economistas y políticos que asistieron al foro, y que apareció por primera vez en la agenda del encuentro, es el temor a que, como advierten los grandes organismos sanitarios internacionales, el temido virus de la gripe aviar (H5N1) consiga transmitirse con facilidad entre personas y genere una pandemia de ámbito global.

Además del duro coste en vidas que podría provocar, el ya famoso H5N1 podría tener un efecto tremendamente destructivo en la actividad de las empresas, los sistemas sanitarios nacionales y la estabilidad macroeconómica de los países, según advirtieron los expertos.

Igual que en el caso de la gripe aviar, el mayor temor estrictamente económico llega de Asia. Los expertos dedicaron gran parte de las sesiones de trabajo a analizar los riesgos que supone el estallido económico de las principales economías emergentes, especialmente de China e India.

Además de la elevada competitividad de sus productos, que tira por los suelos los precios a costa, en muchos casos, de las condiciones de trabajo y la calidad de vida de sus habitantes, esas economías suponen un riesgo en la medida en que cada vez consumen más energía y hacen que se tambalee la garantía del suministro en otras partes del mundo.

Por ello, amplias delegaciones de China e India, así como de otros países orientales, han tratado de transmitir tranquilidad a la comunidad internacional y, ya de paso, atraer inversores extranjeros con la promesa de más apertura comercial y estabilidad normativa.

También preocupan las inestabilidades geopolíticas de esa región, la región estrella del foro, en detrimento fundamentalmente de Latinoamérica, la gran olvidada en esta cita anual.

Quizás por ello el fundador del Foro, Klaus Schwab, ha organizado otro encuentro monotemático sobre Latinoamérica, que tendrá lugar en abril en la ciudad brasileña de Sao Paulo, aunque lo que sí anunció de forma resaltada es que prepara otro «Foro de Davos» anual en Pekín.

Pocos han sido los asuntos puramente sociales tratados este año, aunque no faltaron sesiones (con bastante éxito de público, por cierto) con asuntos tan sugerentes como qué es la felicidad, cómo mantener una relación estable toda la vida, la moral en la economía o la tarea educativa de los padres.

Y eso a pesar de que las inquietudes sociales son las que atraen a los personajes más mediáticos del foro, encabezados este año por la pareja de moda en Hollywood, los actores Brad Pitt y Angelina Jolie, en su calidad de embajadora del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

Otros famosos que se dejaron ver este año con intención de promocionar causas sociales fueron el también actor Michael Douglas, el boxeador Mohamed Ali, el astro del balón Pelé y los cantantes Bono, de U2, y Peter Gabriel.

El príncipe Haakon de Noruega y la reina Rania de Jordania, también participaron en sendos debates de carácter social.

En 2007 el foro, que anualmente altera por una semana la pintoresca localidad suiza de Davos, centrará posiblemente sus debates en los valores que deben mover el mundo de los negocios y la política.