Fijan junio para presentar  banco de desarrollo del Sur

Fijan junio para presentar  banco de desarrollo del Sur

POR JUDE WEBBER
En Buenos Aires

Los ministros de Economía de América del Sur acordaron esta semana presentar el planeado banco regional para el desarrollo en junio, para rivalizar con otros prestadores multilaterales, pero pospusieron una decisión sobre cuál sería el capital inicial del banco.

Los ministros de Brasil, Argentina, Venezuela, Bolivia, Ecuador y Paaraguay acordaron el martes en una reunión en Asunción, la capital paraguaya, que los miembros fundadores tendrían igual participación y poder de decisión en la futura institución de préstamo. Los estatutos serán elaborados por un comité técnico, que se reunirá a princpios de junio próximo, en Buenos Aires, antes de ser ratificado en una cumbre de presidentes a finales de mes.

“No definimos las contribuciones. Este es un detalle que se decidirá durante los próximos días”, dijo en una conferencia de prensa Guido Mantega, el minsitro de Finanzas de Brasil.

Mantega había hablado previamente de capitalzar el banco -cuyos miembros van desde la principal economía de América Latina, Brasil, hasta el pobre Parguay -con una contribución entre US$300 millones y US$ millones por país. Mantega observó  que no se espera que el aporte sea proporcional al volumen de la economía de cada país porque  de lo contrario, Brasil estaría excesivamente     comprometido.   

“Inicialmente, no podemos hacer una contribución demasiado grandes porque deseamos una participación igual entre todos los países, para que no haya diferencias en el nivel de toma de decisiones en el banco”.

El banco, anunciado por primera vez por el presidente de Venezuela Hugo Chávez se considera por sus partidarios como una forma de financiar proyectos de integración regional en términos más favorables para los países sudamericanos, y de reducir la dependencia de los prestadores multilaterales dominadas por las mayores economías del mundo, cuyas recetas pueden no ser políticamente digeribles.

Argentina, cuya economía está creciendo en más de 9%, rompió con el FMI en su gigantesco incumplimiento con el pago de la deuda hace seis años, y desde entonces ha ido liquidando todas sus deudas con el prestador, lo que le ha dado libertad para seguir políticas económicas que jamás hubieran sido sancionadas por el fondo con sede en Washington.

El ministro de Finanzas de Venezuela, Rodrigo Cabezas, citó la experiencia de su país de tener que pagar una sanción debido a una cláusula, para pagar su deuda con el Banco Mundial. “El Banco del Sur nunca penalizará ningún país que sea eficiente en cumplir con sus obligaciones por préstamos”, dijo.

VERSION IVAN PEREZ CARRION