Fidel Castro cierra con ataques a UE semana de intensa actividad

 Fidel Castro cierra con ataques a UE semana de intensa actividad

   

   LA HABANA, AFP) – El líder cubano Fidel Castro cerró con ataques a la Unión Europea (UE), por lo que llamó la «hipocresía» de levantar las sanciones a Cuba, una semana de intensa actividad que disipó los rumores desatados tras cinco meses sin ser visto.

   Sin que el gobierno de Raúl Castro reaccionara hasta ahora al acuerdo tomado el jueves por los 27, Castro, que renunció a la presidencia en febrero, fijó su posición fulminante en un artículo divulgado en el sitio Cubadebate y la prensa local, pero sólo en internet, a petición suya.

   «Desde ahora deseo consignar mi desprecio por la enorme hipocresía que encierra tal decisión», dijo al consignar que la eliminación de las sanciones coincide con la aprobación de la «brutal» ley migratoria que facilita la expulsión de inmigrantes ilegales.

   Castro, de 81 años, rechazó en ese sentido los reclamos de la UE sobre avances en derechos humanos, que acompañan el levantamiento de las medidas, adoptadas en 2003 en protesta por la condena de 75 opositores, y suspendidas en 2005.

   Algo que no hacía desde que anunció su retiro, en su arremetida contra el bloque incluyó breves referencias a su estado: «A mi edad y en mi estado de salud, uno no sabe qué tiempo va a vivir».

   «Tengo muchas cosas que decir, mas por hoy basta. No deseo molestar, pero vivo y pienso», subrayó, al cerrar su artículo, sin mayor detalle.

   Los escuetos apuntes sobre su salud los hace en uno de los lapsos de mayor actividad desde que cayó enfermo en julio de 2006 y debió, tras medio siglo en el poder, dejar el mando a su hermano Raúl, primero de forma interina y en febrero formalmente investido como presidente.

   En una semana celebró dos reuniones de trabajo con su aliado Hugo Chávez, una de tres horas y otra de hora y media; el pasado lunes y martes. «Fidel está vivito y coleando», resumió el presidente venezolano.

   Dos días después, recibió durante dos horas y veinte minutos al mandatario uruguayo Tabaré Vázquez, quien dijo haberlo visto «muy bien de ánimo» y «muy bien intelectualmente».

   La visita de Chávez marcó el momento para difundir un video y cuatro fotos de Castro, cuando arreciaban los rumores de un agravamiento de su salud o incluso su muerte, motivados por la prolongada ausencia de imágenes y porque había disminuido la frecuencia de sus «reflexiones» en la prensa.

   Pero en la última semana escribió dos artículos en los que, además de su habitual descarga contra Estados Unidos, abordó temas en los que no había habido reacción oficial, como la decisión de la UE, la política migratoria europea y el caso de tráfico de 33 cubanos indocumentados en México.

   Con fecha 4 de junio, al parecer también lo tuvo ocupado el prólogo del libro «Fidel, Bolivia y algo más», en el que fustiga a la médica Hilda Molina y a la bloguera Yoani Sánchez por servir -según él- a los intereses de Washington.

   Aunque sin sonido ambiente, el video cumplió su cometido de callar «las malas lenguas», como dijo a la AFP Rosa Núñez, una economista de 48 años, tras ver a un Fidel delgado, pero animado, con fluidez de movimiento y por primera vez -en su convalecencia- en un jardín.

   Para algunos observadores, Castro, quien conserva su cargo de primer secretario del gobernante Partido Comunista, sigue teniendo fuerte influencia en las decisiones del gobierno, que bajo el mando de Raúl inició una serie de cambios sociales y económicos en la isla.

   Analistas y opositores ven en algunas posiciones expresadas por Castro en sus artículos de prensa marcadas divergencias con las decisiones del gobierno de Raúl, pero las autoridades lo niegan y afirman que los dos hermanos son, aunque diferentes, de una misma línea.