Fernando Alonso agradece a la Renault
por el éxito en la F1

Fernando Alonso agradece a la Renault <BR>por el éxito en la F1

POR GUSTAVO RODRIGUEZ
El sensacional volante español Fernando Alonso, quien corre para la Renault y domina cómodanente el Campeonato de Fórmula Uno, dijo que a pesar de estar en la cima, no canta victoria del campeonato, pero que está confiando que cuenta con el mejor carro que ha construido la Renault el R25.

«Tengo un coche fuerte, construido por la Renault para ganar, razón por la cual me siento satisfecho y con mucho deseo de llevarme el campeonato, contando el gran trabajo que está realizando el equipo», apuntó el joven volante.

Alonso fue entrevistado en una «teleconferencia», cuando se encontraba en Francia, en las oficinas de la Renault, en la cual participó un grupo de cronistas de Centroamerica y el Caribe, y donde se encontraba el periodista Gustavo Rodríguez, del periódico Hoy.

Alonso se convirtió en el corredor más jóven que logra una carrera en la difícil prueba de Fórmula Uno.

Se le preguntó sobre la participación del campeón Michael Schumacher, de Alemania y dijo: «Tengo mejor carro que Schumacher, con una combinación de mejor motor y con buenos neumáticos.

Manifestó que aunque esté en el primer lugar, se mantiene firme en su trabajo, para seguir sumando puntos.

Dijo que tiene que cuidarse de Kimi Raikkonen, quien está realizando una buena carrera durante el campeonato.

La entrevista fue coordinada por Marisa Martínez, de la oficina central de la Renualt en México.

CONTRATO CON LA RENAULT

Su contrato con la Renault vence el próximo año.

A una pregunta del redactor de HOY sobre su permanencia en la escudería  respondió: «Me queda un año. Si sigo ganando, y sigo siendo el mejor, la Renault se está interesando cada día más por un mejor coche. Falta tiempo para hablar sobre el tema».

El volante nativo de Asturias apuntó que quiere seguir, y recibiendo el apoyo de su equipo.

Alonso está consciente de que un volante no gana si no cuenta con un buen equipo.

NO HA CAMBIADO CON SUS AMIGOS

Sus triunfos en la F1 -dijo- no le han hecho cambiar, pues siempre visita a sus amigos que fueron compañeros de estudios.

«Cada vez que tengo tiempo voy a mi pueblo. La gente me conocen en las calles; me paro y converso con mis compañeros de estudios, así como los de mi barrio», manifestó.

Dijo que ha pesar de sus triunfos no ha cambiado su personalidad, pues siempre ha tenido una crianza en ambiente familiar.

«No olvido a mis amigos ni a mi pueblo», apuntó.

Desde que comenzó a conducir en la F1, Alonso le prometió a su abuela, que su primera victoria se la iba a dedicar, y así lo hizo.

«Cuando gané la primera carrera, visité mi abuela y me abrazaba y gozaba conmigo», dijo.

RENAULT DOMINA CAMPEONATO

El español Alonso, con su escudería desde el inicio del campeonato del F1 este año, se han mantenido al frente de la puntuación.

En el renglón de piloto, Alonso en su Renault tiene 69 puntos, seguido de Raikkonen, en McLaren con 45, y Schumacher, Ferrari, con 40.

En escudería: Renault, con 89; McLaren, 71 y Ferrari, 69.

La historia de Fernando es la de un niño superdotado para manejar un volante, que contó desde el principio con el apoyo y la pasión de un padre, y de toda una familia.

Desde muy joven la ilusión de José Luis Alonso, especialista en explosivos, fueron las carreras de kart, y trató de inculcarle esa afición a su hija Lorena, a la que intentó introducir en la competición a los 8 años, con un kart realizado con sus propias manos.

El experimento no resultó, ya que la velocidad no era su afición. Fernando fue el «heredero» del bólido, aunque contaba solamente con tres años.

Hubo que adaptar unos pedales para que el más joven de la casa pudiera conducir. Ya desde entonces demostró buenas maneras y la ilusión de su padre comenzó a verse recompensada.

«Al principio empezó como un juego, pero desde los cinco o seis años se le vio que tenía más picardía que los niños de su edad», comenta José Luis, que fue el mecánico de Fernando hasta que cumplió los doce años. Hasta 1988 Fernando «jugó» con el kart, consiguiendo su primera victoria en Pola de Laviana, en junio de 1988, donde se disputó por primera vez una carrera de infantiles, ganando ya el título ese mismo año después de ganar las 8 carreras disputadas.

Fernando no solamente era un portento al volante, sino que en el colegio del Santo Ángel de la Guarda, las notas también eran buenas y eso hizo que su madre no pusiera trabas a que padre e hijo estuvieran de circuito en circuito todos los fines de semana.

«Teníamos que construir los circuitos con pacas de paja, para que los chavales pudieran correr. Recorríamos las fiestas de los pueblos donde había carrera. Debíamos ayudar a hacer el circuito, atender a los chavales, pero era una gran satisfacción verles correr», comenta José Luis, y por supuesto, aunque no lo diga, ver ganar a Fernando.

Con ocho años ya salió de Asturias, para ganar el campeonato gallego, además del asturiano, en categoría infantil. En el 90 repite triunfo, pero en la categoría cadete, en Asturias y en el Vasco Navarro. En 1991 las cosas comenzaban a desbordarse, ya que los desplazamientos a Madrid y a otras provincias eran continuos y el coste del material muy elevado. Consiguió el sub campeonato de España en el circuito de los Santos de la Humosa, entre Guadalajara y Madrid, luchando con Antonio García y Santiago Porteiro «No teníamos ya medios económicos para que Fernando pudiera competir más arriba. Los costos se disparaban», comenta José Luis.

«Fernando siempre fue consciente del esfuerzo que estábamos haciendo toda la familia. Yo acudiendo a todas las carreras para hacer de mecánico, su madre soportando las ausencias de su hijo los fines de semana, que es cuando podía estar con ella, Lorena sin ver a su hermano todo lo que quisiera y el coste económico que suponía.

«La única forma de salir adelante era que Fernando ganara carreras y alguien se fijara en él como piloto de futuro, ya que ningún estamento oficial, ni empresa de todas a las que pedimos ayuda nos echó una mano. Fernando sabía que seguir adelante solo dependía de él, y no falló».

En el 92 corrió en la categoría de 100cc, gracias a un permiso especial de la Federación, ya que por su edad debía competir aun en la categoría cadete.

«Siempre he sido el más joven en todas las categorías, quizás por eso estoy acostumbrado a romper ese tipo de récords, y que quizás me impresione menos de lo que debiera. Aunque parezca que no celebro todos estos logros, sí que los valoro, pero a lo mejor estoy mal acostumbrado.

Siempre fui el más joven en todas las categorías en las que participé», comenta a menudo Fernando.

El paso definitivo en esta época deportiva lo dio en una carrera disputada en Mora de Ebro (Tarragona), en 1993.