FBI revela datos sobre acciones Posada

FBI revela datos sobre acciones Posada

MIAMI (AP).– Explosivos escondidos en zapatos y botellas de champú. Miles de dólares de transferencias electrónicas desde Nueva Jersey a Guatemala y El Salvador. Una nota en un portafolio diciendo que «el tirano tiene que ser eliminado’’ aún cuando muera gente inocente.

Un documento del FBI revela estos y otros detalles nuevos sobre la investigación de Estados Unidos acerca de los lazos del militante anticastrista cubano Luis Posada Carriles y una ola de ataques dinamiteros en La Habana en 1997, en los que murió un turista italiano en un hotel.

Posada Carriles, un ex agente de la CIA de 79 años y fuerte opositor de Fidel Castro, enfrentará a partir de la semana próxima un juicio en Texas por acusaciones relacionadas con un fraude de inmigración. Cuba y Venezuela buscan su extradición por el ataque en 1976 a un avión de Cubana de Aviación, pero Estados Unidos se ha negado a enviarlo a esos países.

La investigación federal sobre el posible papel de Posada Carriles en los ataques de La Habana _que permaneció inactiva hasta que Posada Carriles regresó a Estados Unidos en el 2005_ está focalizada en la ayuda económica que habrían suministrado algunos cómplices cubanos-estadounidenses en Nueva Jersey. La pesquisa podría suministrar elementos para que Posada Carriles sea acusado en relación con los ataques.

   Castro y el presidente venezolano Hugo Chávez han condenado públicamente a Estados Unidos por no extraditar a Posada Carriles en el caso del avión ni acusarlo de cargos conectados con el terrorismo.

   En la comunidad de exiliados cubanos de Miami algunos consideran a Posadas Carriles como un héroe en la lucha contra el comunismo.

   El documento del FBI fue presentado como parte del caso de inmigración en Texas. En él, el agente del FBI de Miami Thomas Rice concluye que esa agencia «no puede descartar la posibilidad de que Posada Carriles represente una amenaza a la seguridad nacional de Estados Unidos’’.

   El documento se focaliza en entrevistas con fuentes confidenciales relacionadas con una compañía de electricidad en Guatemala en 1997, una empresa en la que trabajaban dos hombres conectados con Posada Carriles.

   Una de las fuentes, conocida como CS-1 por el FBI, dijo que comenzó a sospechar que Posada Carriles y otros dos hombres estaban involucrados en «actividades ilegales’’ y colocaron un dispositivo para escuchar sus conversaciones en una de las oficinas de la compañía.

   El dispositivo reveló diálogos sobre cómo ingresar ilegalmente un «explosivo como masilla’’ en Cuba, en los zapatos de personas que se hicieran pasar por turistas, de acuerdo con el documento del FBI.

   CS-1 también le dijo al FBI que otro empleado de la empresa eléctrica encontró 22 tubos plásticos en un armario en agosto de 1997, con un rótulo que decía «explosivos muy potentes, extremadamente peligrosos’’. El empleado descubrió asimismo que los explosivos eran mezclados en botellas de champú.

   En el armario había una maleta con ruedas que tenía una nota con el nombre de Posada Carriles. Otra nota decía: «El tirano tiene que ser eliminado, sin importar cuántas otras personas mueran’’, de acuerdo con el documento del FBI.

   La fuente confidencial también suministró al FBI un fax en el que se hablaba de transferencias electrónicas de dinero de individuos de Nueva Jersey, firmado por «Solo’’. El FBI cree que ese es uno de los apodos de Posada Carriles.