Familia espera  necropsia sobre  muerte Montero

Familia espera  necropsia sobre  muerte Montero

Cientos de personas acudieron al velatorio del periodista   José Miguel Montero Ramírez,  ofrecieron sus   condolencias a los parientes, con quienes se confundieron en el llanto,  el dolor y pesar que les causó la muerte de quien definieron como un ser humano amable, honesto, capaz y  siempre colaborador para  las mejores causas.

Está  expuesto en la funeraria Blandino de la avenida Sabana Larga  desde anoche a las 6:40 y  será sepultado  hoy a las 10:00 de la mañana en el cementerio Cristo Redentor.

Montero Ramírez, de 46 años,  laboraba en el periódico El Nacional,  murió  la tarde del viernes luego de una cirugía para corregirle  una desviación en el tabique nasal. El cuerpo fue trasladado  desde el Instituto de Patología Forense, donde fue llevado para realizarle una necropsia.

Su hijo mayor, Waldys Montero D’Oleo, volvió a negar ayer  que su padre conversara con sus familiares al ser sacado del quirófano, como alegó el médico que lo operó, el otorrinolaringólogo Gabriel Molina, a quien el periodista le tenía mucha confianza y había sido su médico por  varios años.

Waldys dijo que su madre, Milagros D’Oleo,  no conversó con su papá al ser sacado de la sala de cirugía del Centro Médico  Antillano, como se dijo.

Expresó que su padre murió por descuido, ya que no se le dio el seguimiento adecuado ni se le colocó oxígeno para ayudarlo a respirar.

La dirección de la clínica y los médicos que lo intervinieron no descartan que sufriera un paro respiratorio. Sin embargo, su hijo dijo que espera los resultados de la necropsia, porque quiere que se le diga la causa real de deceso, no causas tentativas.

Montero Ramírez era oriundo de El Cercado, en San Juan. Tenía 16 años como redactor del vespertino El Nacional, donde sus compañeros externan dolor por  su partida.

Comunicadores de diversos medios  y personalidades de distintos sectores manifestaron su pesar, entre estos el presidente   Hipólito Mejía.