Fábulas artísticas

Fábulas artísticas

Desde un sauce muy frondoso [br]una avecilla cantaba, [br]al cielo bellas tonadasun amanecer brumoso;[br]en el río caudaloso,[br]que junto al sauce corría[br]la trinante melodía[br]extasiaba a un joven pez.[br]que a pesar de su mudez[br]capta la sutil poesía.

Desde el agua cristalina [br]con su cola y sus aletas[br]elogiaba al gran poeta [br]de voz diáfana y divina [br]que esta rivera ilumina [br]y aclara la densa bruma[br]que el corazón le perfuma [br]de inefables emociones[br]A!Dios bendiga tus canciones [br]tu pico y tus lindas plumas.

Agradezco tu cantar [br]ave gentil y graciosa [br]que de forma generosa [br]

alegras este lugar; [br]te escucho pez elogiar»[br]le dijo una vieja rana,

Aal ave que en la mañana [br]nos ofrece su trinar, [br]sin embargo mi croar [br]te parece cosa vana.

No te había visto, querido, [br]mostrando tal arrebato [br]ante los sonidos gratos [br]de mi canto enronquecido; [br]lo que a ti te ha seducido [br]de ese trinar mañanero [br]es el acento extranjero; [br]pues cual tantos comparones, [br]prefieres extraños sones [br]y no el folclor verdadero.[br]

Encuentras desafinada [br]a las ranas del riachuelo, [br]y música de alto vuelo [br]consideras las tonadas [br]del ave sofisticada; [br]cállate rana insensata»[br]

expreso el pez con bravata,[br]AVe a croar a tu laguna [br]que en este río ninguna [br]de tu especie suena grata.[br]Yo tengo mis preferencias[br]Y mis gustos musicales, [br]que incluyen tradicionales [br]ritmos de nuestras esencias.[br]

Pero la vulgar tendencia [br]de la música croante [br]que promueven los cantantes [br]de tu especie resbalosa[br]la juzgo como penosa, [br]

insulsa y decepcionante[br]sigue extasiando en la altura [br]tu aristocrático gusto»[br] dijo rana con disgusto [br]saltando hacia la espesura;[br]

» (desprecia nuestra cultura, [br]reverencia lo extranjero [br]pez comparon y aguajero; [br]yo seré fiel a lo mío» [br]y en la laguna y el río[br]

croaré con gran esmero»[br]desde aquel sauce frondoso [br]en donde solía cantar [br]sintió el ave malestar [br]por el pleito fragoroso [br]entre estos seres acuosos, [br]y entonó en su melodía [br]el himno de la alegría [br]para que el pez elitista [br]y la rana folclorista [br]vivieran en armonía.»