Fabricantes piden a EEUU ponga cuota a exportaciones textiles de chinas

Fabricantes piden a EEUU ponga cuota a exportaciones textiles de chinas

WASHINGTON (EFE).- Un grupo de fabricantes de textiles pidió ayer al Gobierno de EEUU que reimplante las cuotas para 14 categorías de prendas, a fin de proteger a la industria estadounidense del aluvión de importaciones desde China.

El lunes, el Gobierno anunció que analizaría si la entrada de ropa china en el mercado estadounidense merece el restablecimiento de cuotas para limitar las importaciones de ese país, una medida que beneficiaría a los productores de América Latina.

«La industria de Estados Unidos perderá decenas de miles de empleos si el gobierno espera a que se cumplan cuatro meses para actuar», indicó Auggie Tantillo, directora ejecutiva de la Coalición de Acción Comercial de los Fabricantes de EEUU.

Las categorías sobre las cuales los fabricantes estadounidenses quieren que se reimplanten las cuotas incluyen productos tales como camisas de tejido de punto, suéteres, lencería, vestidos de fiesta y pantalones hechos con fibras artificiales.

En su anuncio el lunes, el Gobierno indicó que reduciría el tiempo para su estudio de unos cuatro meses a unas seis semanas, pero los industriales indicaron hoy que debe haber una acción más rápida.

El acuerdo de ingreso de China en la Organización de Mundial de Comercio (OMC) establece que EEUU puede aplicar medidas arancelarias contra las confecciones chinas cuando se cumplen los dos requisitos.

La imposición de las cuotas también beneficiaría a los otros países abastecedores de EEUU que se han visto desplazados por China, como las naciones centroamericanas y caribeñas y México.

El 1 de enero pasado expiró el Acuerdo Multifibras, que establecía cuotas en los países desarrollados a la importación de ropa de naciones en desarrollo.

La subsiguiente liberalización del comercio ha propiciado un gran flujo de confecciones chinas a los Estados Unidos en lo que va de año.

El Departamento de Comercio estudiará específicamente los efectos sobre el mercado de EEUU de la retirada de las cuotas en tres categorías de productos.

La primera son las camisas y blusas de algodón chinas, que registraron un aumento de ventas del 1.250 por ciento en el primer trimestre de este año; la segunda son los pantalones de algodón, con un incremento del 1.500 por ciento, y la tercera, la ropa interior de algodón y fibras artificiales, con una subida del 300 por ciento.