Fabricantes de EU se preparan para un 2008 cargado de problemas

Fabricantes de EU se preparan para un 2008 cargado de problemas

Toronto, EFE.- El fin del año 2007 no significará el cierre de los problemas para la industria del automóvil en Estados Unidos y de hecho, como ha advertido Ford, el 2008 se presenta como uno de los más difíciles de la última década.

El presidente de Ford para el continente americano, Mark Fields, dijo hoy que el segundo fabricante estadounidense de automóviles prevé que las ventas totales del sector durante el próximo año se reducirán a unos 15,5 millones de vehículos, la cifra más baja desde finales de los años 1990.

Esta cifra es casi 1 millón menos de vehículos que el número con el que se calcula terminará el presente año y representa una reducción del sector de alrededor de 40.000 millones de dólares.

La principal razón para la reducción de las ventas es la crisis económica que atraviesa Estados Unidos, especialmente la debacle del sector crediticio y el hundimiento en muchas partes del país del sector inmobiliario. El resultado es que los estadounidenses tendrán menos dinero para gastar en los próximos meses.

Los fabricantes estadounidenses, que en los dos últimos años acumularon pérdidas que superan los 30.000 millones de dólares, sólo pueden prepararse para el impacto y trabajar para aprovechar mejores condiciones de mercado en el futuro.

Bill Ford, presidente del consejo de administración de Ford, señaló el martes que el consejero delegado de la empresa, Alan Mulally, consiguió imponer “un sentido de disciplina organizativa» en el fabricante que permite que el equipo directivo esté “más enfocado” que antes.

Ford dijo que los cambios traídos por Mulally -que fue contratado para sustituirle como consejero delegado en septiembre del 2006- no han hecho más que empezar.

«¿Hemos terminado? No. Pero, ¿estamos haciendo progresos? Sí”, dijo Ford.