Exrector hace propuesta ante colapso estructural de la UASD

Exrector hace propuesta ante colapso estructural de la UASD

El exrector de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) doctor Roberto Reyna, está consciente que sus posiciones en torno a la situación de “colapso estructural” que padece la academia estatal, muchas veces son vistas como radicales.
Sin embargo, para él su visión autocrítica se corresponde con la realidad, asumiendo que la Primada de América, que dirigió durante el período 2005-2008, llegó a un punto de inflexión con dos alternativas: cambia o perece.
Dice que los serios problemas de gobernanza de la UASD requieren urgentes transformaciones porque, desde su punto de vista, ha pasado de ser una institución promotora de compromiso con el cambio y el bienestar social a una entidad conservadora, de gestión endogámica, con mecanismos internos que reproducen viejas prácticas basadas en los vicios clientelares y de mercado que hoy dominan la escena política nacional.
Sus propuestas. Convencido de que ningún rector ni el Consejo Universitario están en condiciones de dirigir desde la sede central en Santo Domingo y sus 19 recintos y subcentros, plantea la autonomía real de los centros universitarios regionales, dando paso a verdaderas universidades regionales modelo UASD, con autonomía financiera y administrativa, oferta curricular coherente con sus necesidades particulares de desarrollo regional y claustro propio.
Asegura que la descentralización debe estar acompañada de una gestión flexible del currículum, la concentración de las labores de profesionalización y de investigación en aquellos campus donde mayor desarrollo y fortalezas presenten y permitir una movilidad estudiantil nacional que de racionalidad a la inversión, al uso del tiempo de duración en los estudios y faciliten las oportunidades de egreso con una educación superior de calidad.
“Esa reestructuración requerirá de un estudio profundo que evite la improvisación y la imposición de grupos de intereses ajenos a los propósitos antes expuestos y aseguren una debida articulación de las necesidades nacionales y regionales del país”, señaló.
El exrector de la UASD, entrevistado en su residencia, también solicitó a los aspirantes a dirigir la academia en sus distintos cargos, a posponer sus aspiraciones para cuando falten tres meses para las elecciones y en cambio reflexionar en un único programa que plantee la calidad.
Critica el método electoral para estructurar los órganos desde la cátedra hasta el Claustro y la prohibición de la reelección en todos los niveles institucionales de gestión porque somete a la institucionalidad universitaria a fuertes tensiones e irracionalidades en las conductas.
Asegura que la democracia universitaria no es hoy ni siquiera una caricatura de la herencia del Movimiento Renovador de 1966.
Propone que la estructura de gestión de la vida académica, de las cátedras, las escuelas y los institutos de investigación sean escogidos sus integrantes a partir de rigurosos concursos externos de oposición, en el que la UASD supere su endogamia y se de la oportunidad de escoger los mejores recursos humanos del sistema.
Igualmente, considera que se requiere la reestructuración del máximo órgano de gobierno de la UASD, el Consejo Universitario, con la representación de todos los actores involucrados en los insumos, procesos y resultados de la educación superior, tales como el propio gobierno central a través de los ministerios de Educación y de Educación Superior, Ciencia y Tecnología, los institutos de ciencia, la Academia de Ciencia, empresarios y egresados.
Igualmente, Reyna plantea restablecer las pruebas diagnósticas de ingreso para los nuevos estudiantes, programa de nivelación académica para los que aspiran a ingresar y que no alcanzan las condiciones mínimas de formación preuniversitaria y el establecimiento de números clausus o techo de ingreso de nuevos estudiantes para aquellas carreras que estén sobresaturadas y solo recibir una cantidad de estudiantes que se corresponda con su capacidad financiera y organizacional reales.
Considera que la UASD no puede seguir asumiendo la política de recibir a todo el que aspire a una carrera universitaria, responsabilidad que corresponde al Estado (el mismo que tampoco la financia adecuadamente).
A su entender, hasta ahora la UASD, sin proponérselo e incluso con un discurso formal contrario, ha sido un instrumento de la política de parqueo de la fuerza laboral joven del país, al mantener una política de puertas abiertas que le debilita institucionalmente, por cuanto deteriora su calidad y empeora su propia imagen.
Asegura que la necesidad de una UASD más pertinente y actualizada va más allá de la simple propuesta de un portafolio de nuevas carrera, incluyendo las técnicas y tecnológicas superiores, pasa por responder al cambio del cómo se enseña, cómo se aprende, cómo se hace ciencia hoy y la instalación de los mecanismos idóneos para una articulación adecuada entre la universidad y el mercado laboral dominicano, entre la universidad y el resto del Estado y con las demás instituciones de educación superior del país.
Acto de irresponsabilidad. Para el exrector fortalecer el financiamiento de la UASD en las actuales condiciones sería un acto de irresponsabilidad del Estado, sería invertir en fondos perdidos, se requiere una inversión superior al 5% del presupuesto nacional, pero con el actual estado de cosas en la universidad no hay seguridad de que sus estructuras institucionales estén en condiciones de invertirlo en lo que hace falta a la UASD y al país.
Reyna, es miembro de la Comisión Gestora de un Sistema de Aseguramiento de la Calidad de Educación Superior.