Explotación aurífera de
muchas interrogantes

Explotación aurífera de <BR>muchas interrogantes

En el proceso de instalación de la refinadora de los metales auríferos de sulfuros existentes en Pueblo Viejo, la Barrick Gold se encuentra sometida a un intenso fuego de campañas mediáticas de diversos frentes, todos encaminados a evitar que los inversionistas logren sus probables beneficios y que al país no se le elimine el pasivo ambiental, que como recuerdo de la desacertada operaciones de la Rosario Dominicana, envenenó varios cursos de agua y llevó a la ruina a decenas de campesinos de la zona.

La mala fe de quienes están en contra de las operaciones de la nueva empresa minera se apoya en destacar que los pasivos ambientales, de más de 20 años de existencia, son producto de las operaciones de la Barrick, la que hasta ahora está en la fase de construcción de edificaciones, instalación de equipos, apertura de vías de acceso y procediendo a cumplir con el compromiso de eliminar el pasivo ambiental con una inversión muy superior a lo $375 millones de dólares.

Para avivar el repudio a la Barrick, se ha destacado en inusitada promoción y exposición de reportajes televisivos, el agua roja del río Margajita o la estancada de hace años cerca al embalse de la presa de Hatillo.

La contaminación brotó con fuerzas en la década de los 80, la Rosario fue nacionalizada al grito de que el oro es nuestro, cayó en manos de políticos e ineptos, que al tratar de explotar el mineral de transición, agotado el de los óxidos, quebró a la empresa pero quedando el horrible daño ambiental e irreversible por la acción de las lluvias sobre el terreno de los sulfuros.

Los inversionista, en proyectos mineros, no son unos monjes de clausura, y que por nuestra linda cara, van a traer sus capitales aquí o a cualquier otro país, para apenas lograr retornos inferiores al 10% anual. Es ahí cuando los responsables en los países para negociar la inversión deben cuidarse de los agresivos empresarios para que el buen juicio y buen asesoramiento prevalezca.

Lamentablemente a lo anterior lo ahogan sectores con una serie de ruidos desagradables y desfasados del momento que vive a la humanidad. A rajatabla, y con amenazas, apabullan con su vocinglería sin juicio responsable para ahuyentar a quienes pudieran darle más beneficios al país, que con sus lacras de corrupción endémica, se debate en la pobreza y en la desorientación de su futuro.

La explotación del oro de los sulfuros de Pueblo Viejo debe someterse a un protocolo muy delicado y de mucha profesionalidad. El proceso técnico a utilizar es una novedad en el mundo de la minería después del fracaso de aquel que utilizaban bacterias para producir la simbiosis química.

Lo más recomendable hubiese sido que la Barrick instalase una planta piloto para probar su novedoso proceso, y las autoridades, con el debido asesoramiento aprobasen que el mismo no produciría daño al medio ambiente.

Es un proceso que debe ser vigilado por las autoridades, para tener informaciones que en cualquier momento den la voz de alerta, si el novedoso proceso experimentara cualquier fallo, deba corregirse o detener la producción de oro y otros metales para no acelerar nuevos daños ecológicos.