Explosión deja 26 muertos; continúa
búsqueda de dos soldados   de EU

Explosión deja 26 muertos; continúa<BR>búsqueda de dos soldados   de EU

BAGDAD (AP) — Un vehículo cargado de explosivos estalló ayer al paso de un cortejo fúnebre en la turbulenta ciudad de Faluya y mató al menos a 26 personas, dijeron las autoridades, en tanto miles de soldados estadounidenses e iraquíes continuaban buscando a dos soldados norteamericanos desaparecidos.

 Un automóvil estacionado detonó ayer en la mañana en Faluya, a 65 kilómetros al oeste de Bagdad, mientras se realizaba una procesión fúnebre en homenaje a Alaa Zuwaid, integrante de una alianza tribal que luchaba contra la organización terrorista al-Qaida en Irak.

 Funcionarios de la policía y de un hospital dijeron que en la explosión murieron 26 personas y otras 45 fueron heridas.  Zuwaid, de 60 años, dueño de un restaurante, fue asesinado en la madrugada de ayer, cuando combatientes irregulares lo balearon frente a su vivienda, dijo la policía. Su hijo, de 25 años de edad, fue asesinado por milicianos hace casi un mes, mientras caminaba por la calle. 

Por otra parte, el ejército de Estados confirmó  ayer que un cadáver recuperado de un río al sur de Bagdad corresponde al soldado Joseph Anzack Jr., uno de los tres efectivos estadounidenses desaparecidos hace dos semanas.  “Podemos confirmar que hemos recuperado los restos del soldado Anzack”, dijo la teniente coronel Josslyn Aberle, una portavoz militar. Aberle desmintió las informaciones que mencionaban el hallazgo de otros restos humanos.

Según las versiones, los restos eran examinados para determinar si pertenecían a otro de los soldados que desaparecieron en una emboscada a su unidad.  “Las informaciones de que un segundo conjunto de restos fue encontrado son falsas”, aseguró. 

Anzack, de 20 años, desapareció junto con otros dos soldados luego que su unidad fue emboscada el 12 de mayo a unos 32 kilómetros de Bagdad. Otros cinco soldados, entre ellos un iraquí, murieron en la emboscada, que se atribuyó al-Qaida en Irak.  El ataque desencadenó una vasta operación de búsqueda en la zona, situada al sur de Bagdad, y conocida como “el triángulo de la muerte”.