Explorador espera cooperación España-Haití para excavar la supuesta Santa María

Explorador espera cooperación España-Haití para excavar la supuesta Santa María

Nueva York. EFE.- El explorador submarino Barry Clifford confió hoy en que pueda haber una cooperación entre España y Haití para excavar el pecio que asegura es la carabela Santa María, la nao capitana de Cristóbal Colón en su primer viaje a América en 1492.  

“Creo que es extremadamente importante que haya una cooperación entre los dos países”, afirmó Clifford en declaraciones tras una conferencia de prensa en la que anunció formalmente el hallazgo de lo que considera los restos de la Santa María, muy cerca de la costa de Haití.

Clifford mantuvo hoy, en una rueda de prensa en la que oficializó su hallazgo, que el pecio hallado a solo seis metros de profundidad “es con toda probabilidad” la Santa María, ya que con todos los elementos en la mano “no puedo imaginar qué otro barco puede ser».

Preguntado acerca de cualquier supuesta reclamación que pudiera presentar el Gobierno español de propiedad sobre el pecio, señaló su confianza “en que España apoye esto completamente y ayude a Haití».

El explorador submarino denunció que el yacimiento, hallado en 2003, pero cuya importancia no comprendió hasta 2012, “ha sido saqueado” recientemente, ya que faltan una bombarda (un tipo de cañón primitivo), varias ruedas de la cureña, elementos de la estructura del timón y piezas de bronce empleadas para mantener unidas la cuadernas del buque.

Explicó que hace varias semanas oyó “rumores” acerca de que un grupo dominicano planeaba viajar al pecio, por lo que volvió hace dos semanas y “no hay nada”, ya que “el pecio ha sido saqueado” de los objetos, lamentó.

Clifford explicó que encontró el pecio siguiendo las indicaciones de los diarios de Colón, a las que añadió las últimas investigaciones sobre la localización del fuerte Navidad y sacando algunas conclusiones, ya que hasta ahora se ha buscado en otras zonas, aunque cercanas.

Así, indicó que Colón explicó que la Santa María embarrancó de noche sin hacer ruido, por lo que debió hacerlo en un banco de arena y no en un arrecife de roca o coral, y que por las fechas mencionadas no puede ser cierta la afirmación de los diarios del almirante de que el buque había sido desguazado en menos de dos días para construir y equipar el fuerte.

«¿Cómo se puede desguazar un barco grande… en unas pocas horas? No se puede”, aseguró, e insistió en que “ese es uno de los grandes malentendidos…. El barco no fue desguazado».

También añade que el propio Colón describe como se disparó una bombarda cuyo proyectil atravesó la Santa María, por lo que no podía haber sido totalmente desguazada.

Lo que Clifford y sus colaboradores encontraron fue, básicamente, un montón de piedras usadas entonces para colocar en el fondo de los barcos para lastrarlos y evitar que escoraran, junto con algunas maderas y los elementos ahora saqueados.

El montón de piedras, según él originarias de la Península Ibérica, se extiende por una superficie de 12 por 6 metros.

Clifford y su equipo no entendieron inicialmente la importancia del hallazgo, ya que en esa zona hay varios pecios hundidos, y explicó que no se dio cuenta hasta 2012 comparando los restos con los de un buque de finales del siglo XV o comienzos del XVI hallado en 1976 en las islas Turcos y Caicos que tenían una bombarda similar y en la misma posición relativa al pecio.