Expertos pronostican otro “Lunes Negro” en Wall Street

Expertos pronostican otro “Lunes Negro” en Wall Street

Nueva York. De los Servicios de Hoy. Expertos internacionales prevén que, tarde o temprano, el “Lunes Negro” se repetirá en Wall Street.

Así lo asegura Mark Hulbert, analista financiero de MarketWatch, que se basa en el estudio Teoría de grandes fluctuaciones en la actividad del mercado de valores, elaborado, entre otros, por el profesor de la Universidad de Nueva York Xavier Gabaix.

En base a dicho estudio, el analista explica que «los desplomes son una característica inevitable del mundo de la inversión, porque todos los mercados, en mayor o menor medida, están dominados por sus grandes inversores».

El estudio elaborado por Gabaix señala que cuando los inversores venden en masa, arrastran al conjunto del mercado y estima que un desplome bursátil de al menos el 20% en una sola sesión tiene lugar cada 104 años. No obstante, advierte de que esa situación puede producirse en cualquier momento.

Si el Dow Jones registrara hoy una caída similar a la sufrida el 19 de octubre de 1987, perdería en una sola sesión más de 3.000 puntos. Actualmente, el índice de industriales estadounidense se encuentra a tan solo cuatro puntos porcentuales de sus máximos históricos (los 14.164,53 puntos con los que cerró el 4 de octubre de 2007).

Según Hulbert, un desplome bursátil como el del ‘Lunes Negro’ es una amenaza real. «Nos estamos mintiendo a nosotros mismos si creemos que las reformas regulatorias como los ‘interruptores automáticos’ (un sistema que permite restringir los precios a los que se puede vender en corto o al descubierto una acción, destinados a evitar movimientos especulativos) van a ser capaces de prevenirlo», señala el experto.

Gabaix recomienda en su estudio que todos los inversores, ya sean individuos o grandes instituciones como bancos y fondos de inversión, amortigüen sus carteras para que un desplome similar al del ‘Lunes Negro’ no sea fatal. “Desafortunadamente”, señala Hulbert, “para la mayoría de los inversores es más fácil decirlo que hacerlo”. Los valores que sirven como colchón al inversor son un lastre para el rendimiento de la cartera siempre y cuando el mercado no se desplome. “Después de un periodo de tiempo largo en el que el mercado no ha sufrido caídas graves, la presión de tener ese tipo de valores en cartera se vuelve agobiante y los inversores suelen desprenderse de ese tipo de valores en favor de otros que generen beneficios a corto plazo”, explica el analista.

Además, la existencia de los citados ‘interruptores automáticos’ puede ser un arma de doble filo. Según Hulbert, “los reguladores son molinos de viento en su intento por formular reformas que impidan grandes caídas en los mercados. Peor aún, estos esfuerzos reguladores adormecen a los inversores incautos en una falsa sensación de seguridad”. La mejor forma de evitar sustos es no olvidar que los desplomes bursátiles son cíclicos y que una caída similar a la de 1987 volverá a suceder, tarde o temprano.

Antecedentes

19 de octubre de 1987

Temor

Arrastrados por el temor a la devaluación del dólar, los inversores de Wall Street se dejaron llevar por el miedo y comenzaron a dar órdenes de venta masivas que restaron en una sola sesión un 22,6% al Dow Jones. El principal índice bursátil del parqué neoyorquino perdió de un ‘plumazo’ 508 puntos, o lo que es lo mismo, medio billón de dólares. Ese día quedó grabado en la historia de Wall Street como el ‘Lunes Negro’.