Experta cita mecanismos para proteger producción nacional

Experta cita mecanismos para proteger producción nacional

POR EVARISTO RUBENS
La  experta costarricense Velia Govaere Vicarili explicó los mecanismos a que puede recurrir el Estado para defender  al sector productivo nacional, en caso de que importaciones excesivas causen o amenacen  dañar la competitividad de los productos en el mercado.

 Govaere Vicarioli expuso sobre el tema en el seminario sobre “Medidas de Salvaguardias y Prácticas Desleales del Comercio bajo el DR-CAFTA”, organizado para los sectores público y privado por la Secretaría  de Industria y Comercio, en coordinación con la Cámara Americana de Comercio y los auspicios de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional.

La experta, que también habló en el marco de un conversatorio, para la prensa del área económica, destacó que las medidas de salvaguardias “son un mecanismo de ajuste que permiten la imposición temporal de aranceles a mercancías, previa investigación y demostración de que existe o puede existir un perjuicio a la industria criolla”.

Explicó las medidas de salvaguardias bajo el capítulo ocho del DR-CAFTA, señalando los elementos sustantivos, los de procedimientos y algunas consideraciones sobre la aplicación de este mecanismo de defensa bilateral en fronteras.

La expositora expresó que un primer requisito para imponer una salvaguardia “es poder demostrar que una importación está causando daño o amenazando con causarlo y que ese incremento de importaciones está relacionado directamente con el daño, por lo cual es sumamente importante que el país tenga una autoridad competente para esta tarea”.

Citó las prácticas desleales de comercio, el “dumping” y el subsidio, entre los factores que imposibilitan que la competencia comercial se desarrolle en igualdad de condiciones entre los productores locales y sus competidores extranjeros.

 “Los precios de dumping o el producto subvencionado provocan daños al sector productivo del país que los recibe y se convierte en una práctica depredatoria que es contrarrestada en el DR-CAFTA, en el cual cada parte conserva sus derechos y obligaciones.