Euri: ¿casi listo para una pelea mundial?

Euri: ¿casi listo para una pelea mundial?

El boxeador dominicano Euri González, tras la sólida demostración ofrecida la noche del pasado sábado en Puerto Rico. ¿se alista para ir, pronto, a una pelea por el campeonato mundial del peso welter?.

La pregunta se hace a propósito de la contundente victoria lograda por González sobre el veterano púgil puertorriqueño Edwin Vázquez.

Fue un triunfo devastador del peleador dominicano. Destrozó a Vázquez antes de terminar el segundo asalto del combate pactado a 12 y en el que se puso en disputa la corona welter, versión latino, y que contó con el aval de la Organización Mundial de Boxeo (OMB).

De esa manera el gladiador qusiqueyano, que apadrina el empresario dominicano George Herrera Koury, revalidó el cinturón welter (latino) que conquistó el 31 de octubre del pasado año al vencer por decisión unánime al colombiano Raúl Pinzón.

Aquella reyerta fue montada en San Juan, Puerto Rico. González volvió a trabajar en la Isla del Encanto, esta vez en el Coliseo Rubén Rodríguez, de Bayamón, dentro del cartel internacional que tuvo como combate principal el que protagonizaron -por la corona minimosca de la OMB- el boricua Iván Calderón y Hugo Cázarezs de México.

 Calderón salió victorioso por decisión técnica en el séptimo round y así retuvo el cinturón omebeísta de las 108 libras. Mejoró su expediente profesional en 32.0 con seis nocauts.

González en perspectiva  Euri González tiene en «carpeta» un camino en perspectiva en el complejo proceso del boxeo profesional. El peleador nativo de San Juan de la Maguana, con su resonante victoria, deja ver evidencias de que puede, quizás después de tres peleas más, ir a un pleito mundialista.

 Ahora presenta un registro de respetable de 17-0-1 (12 éxitos por nocaut) y comienza a a pensar en que tiene madera de campeón del mundo, según  analistas.

Sin embargo, los expertos dicen que su victoria su segunda victoria corrida en Puerto Rico no debe llenar «de laureles» a sus consejeros y entrenadores…¡y mucho menos a su manager Herrera Koury».