EU y España siguen liderando Mundial Basket

EU y España siguen liderando Mundial Basket

EFE. Baracaldo. Vizcaya. Estados Unidos comenzó el Mundial como todo el mundo esperaba, con una exhibición ante Finlandia, que poco pudo hacer ante el juego vertiginoso de los norteamericanos.

Finlandia puso el espectáculo en las gradas: sus siete mil aficionados, los «susijengi» (lobos aulladores) convirtieron el pabellón en una fiesta con sus gritos continuos. No se les podía exigir mucho más.

Los estadounidenses dieron una lección de defensa, ataque rápido y penetraciones. Ganaron por 59 puntos y dieron espectáculo, o sea que poco que objetar. Quizás el único apunte, su poco tiro exterior, con solo seis triples convertidos.

Del resto del grupo bilbaíno, una rocosa Ucrania se impuso a la República Domininica, fallona en el tiro exterior, mientras que Turquía, actual subcampeona del mundo, ganó con muchos apuros a Nueva Zelanda.

Un pívot más conocido por su trabajo, Oguz Savas, tuvo que ser el que con trece puntos en el último cuarto rescatara a una dormida Turquía y diera el triunfo a los de Ataman, apagando la mayor energía de los neozelandeses, que llegaron cansados al final.

Mucho tendrá que espabilar Turquía si mañana quiere poner algo de oposición a Estados Unidos. Los demás empezarán a vislumbrar su futuro: Dominicana y Nueva Zelanda pondrán espectáculo, pero el que pierda llevará ya dos derrotas, mientras que Ucrania y Finlandia prometen también igualdad. Fue un partido de un solo lado.

En Granada. La selección española venció con claridad al campeón asiático, a Irán, por 60-90 (con Pau Gasol anotando 33 puntos), que demostró su condición de campeón asiático jugando con orgullo y cierta calidad, lo que fue respondido por el equipo español con respeto y contundencia.

La selección de Irán se presentó como la víctima propiciatoria de un equipo español muy superior física, técnica y tácticamente. Y aunque sin posibilidad de comparación en ningún aspecto, Irán salió dispuesta a dar la cara y a mostrar que no es el campeón de Asia por casualidad, sino por méritos propios. A los dos minutos de partido el resultado era de 6-4, después de dos triples sin fallo de los asiáticos. El quinteto español no fue de circunstancias, estando en pista los hermanos Gasol (Pau y Marc), Navarro, Rubio y Llull. Y es que España demostró tener respeto con Irán, jugando de tú a tú, sin reservarse en ataque o defensa.