EU lamenta encarcelamiento de cubanos

EU lamenta encarcelamiento de cubanos

WASHINGTON (AFP).- Estados Unidos deploró el encarcelamiento de otros tres disidentes cubanos sentenciados el martes a tres años de cárcel por reunirse en una casa de La Habana a estudiar la Declaración Universal de los Derechos Humanos, dijo el miércoles un portavoz del departamento de Estado.

«Comenzaré por deplorar el encarcelamiento de otros tres miembros de la oposición cubana que fueron sentenciados el 18 de mayo» por «el ‘crimen’ de estudiar la Declaración Universal de Derechos Humanos en un hogar de La Habana hace más de un año», indicó a la prensa Adam Ereli, portavoz adjunto del departamento de Estado.

Los activistas Orlando Zapata, Raúl Arencibia y Virgilio Marante enfrentaron cargos por «desorden público, desacato y resistencia a la autoridad», por los que la fiscalía pidió una condena de tres años de cárcel para cada uno de ellos.

Los disidentes habían sido arrestados en diciembre de 2002 mientras participaban de una reunión de la Fundación Lawton, una organización defensora de los derechos humanos dirigida por el médico disidente Oscar Elías Biscet, quien cumple actualmente una sentencia de 25 años de cárcel.

Los disidentes habían sido arrestados en diciembre de 2002 y fueron sometidos a juicio el martes, en el tercer procedimiento judicial contra opositores al gobierno del presidente Fidel Castro que se realizó en los últimos 21 días.

Ereli recordó que el 27 de abril pasado otros 10 disidentes y activistas de la sociedad civil fueron sentenciados por el gobierno cubano a hasta siete años de prisión.

Otros tres anticastristas que aguardaban en la cárcel desde febrero de 2002 para ser juzgados fueron sentenciados el 10 de mayo a cuatro y cinco años de penitenciaría, acusados de «desacato, desorden público y resistencia a la autoridad».

«Estas acciones son otra señal de los esfuerzos del régimen de Castro para tomar medidas drásticas contra quien se atreva a ejercer sus derechos humanos fundamentales o criticar de alguna manera a los que están en el poder», sostuvo Ereli.

El portavoz indicó asimismo que la medida muestra «cómo Castro se ha aislado a sí mismo y ha ganado el oprobio de la comunidad internacional».

Ereli negó tajantemente que los disidentes sentenciados el martes fueran agentes a sueldo de Estados Unidos, y catalogó esas acusaciones de «rídiculas».

«Reflejan la falta de habilidad de Castro de tolerar cualquier opinión diferente a la suya», afirmó.

El portavoz calificó de «fantástica» la denuncia realizada por el gobierno cubano de que Washington busca alentar una migración masiva de la isla a través del endurecimiento de su política hacia La Habana.

«Esa es la conspiración llevada al enésimo grado», estimó.