EU juega discreto papel cumbre Israel-Palestina

EU juega discreto papel cumbre Israel-Palestina

WASHINGTON (EFE).- El Gobierno de EEUU, que ha participado activamente para preparar la cumbre de Sharm el Sheij, adoptará un discreto papel secundario en la reunión entre el primer ministro israelí, Ariel Sharón, y el presidente palestino, Mahmud Abás.

La secretaria de Estado de EEUU, Condoleezza Rice, llega este domingo a Tel Aviv para mantener una serie de reuniones, en Ramala y Jerusalén, con Sharón y Abás, apenas unas horas antes de la cumbre en la localidad playera egipcia.

Pero Rice ha descartado que vaya a estar presente físicamente en la reunión, en la que sí participarán el presidente egipcio, Hosni Mubarak, y el Rey Abdalá II de Jordania.

«Tendré la oportunidad de conversar con las partes antes de esas reuniones, para alentarles y representar los intereses y la implicación de EEUU en las actividades que se desarrollan», declaró la secretaria de Estado, quien no obstante matizó que estará en contacto con su colega egipcio, Ahmed Maher, y otros «para ver qué más podemos hacer».

El Departamento de Estado ha confirmado que la representación de EEUU en la cumbre será «marginal», según reconoció un funcionario de su Embajada en El Cairo.

«Uno no tiene que estar en cada reunión representado al nivel más alto para ser un participante y para ser parte de la solución», explicó este viernes Adam Ereli, un portavoz del Departamento de Estado.

El Gobierno de Estados Unidos, que en los últimos días ha desarrollado intensos contactos diplomáticos en la zona, ha puesto especial énfasis en resaltar que la iniciativa de la reunión es una cuestión regional.

«Esta cumbre es un ejemplo de las partes implicadas colaboran para alcanzar una meta que todos compartimos», declaró Ereli.

Pero Washington quiere tener buen cuidado en mantenerse en un discreto segundo plano para evitar que se le perciba no como un mediador, sino como una parte del proceso de paz entre israelíes y palestinos.

Según Danielle Pletka, del centro de estudios conservador American Enterprise Institute, «nosotros no podemos llevar la paz a israelíes y palestinos, sólo podemos ser un mediador. En el momento en el que nos veamos presionando a una de las partes, a cualquiera de las partes, más allá de donde quieren llegar en ese momento, dejamos de ser un mediador, estamos jugando un papel».

Pero si EEUU no quiere aparecer en primera línea de juego, sí que «ciertamente hemos sido parte de los preparativos», dijo Ereli.

Si Rice llega este domingo a la zona, ya se encuentra allí su secretario de Estado adjunto para Oriente Medio, William Burns, quien este fin de semana viajaba a Egipto y Jordania para ayudar en los preparativos.

El presidente de EEUU, George W. Bush, ha asegurado, en su discurso sobre el Estado de la Unión, que un acuerdo que permita la convivencia pacífica y democrática de dos Estados, el israelí y el palestino, se encuentra «al alcance de la mano».

Washington considera que la muerte de Yaser Arafat y la victoria del moderado Abás en las elecciones palestinas de enero ha abierto las posibilidades de revitalizar la «Hoja de Ruta», el plan de paz internacional para Oriente Medio.

En particular, EEUU está complacido por los esfuerzos de Abás en lograr un alto el fuego de los grupos radicales palestinos, que podrían dar como resultado la proclamación de una tregua entre israelíes y palestinos en Sharm el Sheij.

En su discurso sobre el Estado de la Unión del pasado miércoles, Bush propuso una ayuda de 350 millones de dólares para ayudar a poner en marcha reformas económicas, políticas y de seguridad en los territorios palestinos.

Rice, quien se encuentra en plena gira por Europa y Oriente Medio, apuntó el pasado viernes en Londres la posibilidad de que EEUU prepare a las fuerzas de seguridad palestinas, como ya lo hace con las fuerzas iraquíes.

«Las fuerzas de seguridad palestinas deben estar unificadas», declaró la secretaria de Estado, quien agregó que «debe haber algún tipo de esfuerzo internacional y Estados Unidos está dispuesto a desempeñar un papel en ello, a ayudar en el adiestramiento de las fuerzas de seguridad palestinas».

Rice tiene previsto regresar a Londres a principios de marzo para participar en la conferencia para Oriente Medio patrocinada por el Gobierno británico y que tiene como objeto explorar los modos de ayudar a los palestinos a prepararse para el autogobierno.