Este domingo se inician   cultos de Semana Santa

Este domingo se inician   cultos de Semana Santa

La Iglesia Católica y otras denominaciones cristianas inician desde mañana Domingo de Ramos los cultos de Semana Santa, con un llamado a la reflexión y la reconciliación.

Ayer se celebró un viacrucis  que recorrió  las 14 parroquias de la Ciudad Colonial.

Este Domingo de  Ramos   saldrá una  procesión   desde la iglesia Nuestra Señora de  las Mercedes  hasta llegar a la Catedral, donde se celebrará la misa solemne. Previamente se llevará a cabo la bendición de los ramos.

El Lunes Santo se realiza la solemnidad de Jesús atado a la columna en la iglesia Regina Angelorum, en la calle José Reyes esquina Padre Billini, con misas desde las 7:00 de la mañana hasta las 7:00 de la noche.

El Martes Santo, la solemnidad de Jesús Pacientísimo en la parroquia Santa Bárbara con una procesión después de la misa de las 6:00 de la tarde.

El Miércoles Santo estará dedicado a Jesús El Nazareno, en la iglesia Nuestra Señora del Carmen, con misas desde las 7:00 de la mañana y concluye con la procesión a la 6:00 de la tarde.  Luego se retornará a dicho templo en la Arzobispo Nouel esquina Sánchez.

El Cardenal Nicolás de Jesús  López Rodríguez  presidirá los cultos que se oficiarán en la Catedral y monseñor Ramón Benito Angeles en la  parroquia San Antonio de Padua, en Gascue, donde dirigirá el tradicional retiro espiritual este año con el tema general “La familia en el amor”.

Monseñor Benito Angeles resaltó que el  mensaje   de salvación y liberación  que Jesús nos trae desde la pasión, la cruz, la muerte y resurrección, quiere llegar al corazón del pueblo, de la familia de la sociedad y muy especialmente al corazón de cada ser humano que goza de ser hijo de Dios y llamado por el mismo Señor a dejarse transformar para vivir una vida reconciliada consigo mismo, con su familia, con su comunidad y con Dios.

Dijo que  la parroquia evangelizadora  San Antonio de Padua  ha asumido la misión de generar experiencias de fe y de práctica de vida cristiana a través de todos los movimientos apostólicos y que son auténticamente un verdadero brote  del espíritu.