Estampida provoca cerca 1,000 muertos en Irak

Estampida provoca cerca 1,000 muertos en Irak

BAGDAD (AFP).- Un total de 997 iraquíes perdieron la vida este miércoles en Bagdad, la gran mayoría pisoteados o ahogados tras una estampida en un puente sobre el río Tigris durante una ceremonia religiosa chiíta, mientras otros perecieron envenenados o por disparos de mortero.

En la jornada más sangrienta en Irak desde la invasión de las tropas extranjeras, en marzo de 2003, centenares de mujeres, niños y ancianos fueron aplastados o empujados hacia la muerte desde el puente Al Aimah.

Según fuentes de seguridad, un total de 965 personas murieron y otras 465 fueron heridas en la estampida de los peregrinos que se encaminaban en procesión hacia la mezquita de Kadhimiya, en el norte de Bagdad, para una ceremonia que conmemoraba la muerte, hace 12 siglos, del imán Mussa al Kazim.

El balance se agravó después de que fueran sacados nuevos cuerpos del río Tigris y se contaran las víctimas que habían sido trasladadas a los hospitales.

La trágica jornada comenzó con disparos de mortero contra un mausoleo chiíta que causaron al menos siete muertos entre los civiles.

Este ataque fue reivindicado en un sitio islamista de Internet por un grupo sunita vinculado a Al Qaida: los muyahidines de Jaiech Al Taifa al Mansura (ejército de la comunidad victoriosa).

Esta formación indicó haber actuado contra «los rafidha (término peyorativo utilizado por los extremistas sunitas para designar a los chiítas) en la región de Kazimiya, para castigarlos por los crímenes ignominiosos cometidos contra los sunitas».

Después de haber decretado un duelo nacional, el primer ministro iraquí Ibrahim Jaafari apareció en la televisión pública haciendo una llamada a la unidad nacional.

«Lo que ha sucedido es un intento de sembrar la discordia», declaró

El gran ayatola Alí Sistani, el más prestigioso de los jefes religiosos chiítas en Irak, exhortó a los iraquíes «a la unidad y a cortar el paso a quienes pretendan provocar la discordia», según su portavoz.

La estampida en el puente fue provocada por el rumor de que había terroristas suicidas con cinturones de explosivos en medio de la multitud de chiítas que marchaban en procesión.

El ministro iraquí de Salud, Mohamed Alí, próximo al movimiento del jefe radical chiíta Moqtada Sadr, pidió públicamente este miércoles la renuncia de sus homólogos de Interior y de Defensa, responsabilizándolos del pánico mortal en Bagdad.

Sin embargo, el ministro del Interior, Bayan Baqer Sulagh, aseguró que sus fuerzas no eran responsables del sector donde se produjo el drama, el cual estaba bajo la responsabilidad, según él, del ministro de Defensa, el sunita Saadun al Dulaimi.

Miles de peregrinos atravesaban el puente sobre el río Tigris que separa a los barrios Adhamiya y Kazimiya, en el centro-norte de la capital, para dirigirse al mausoleo del Imán Mussa al Kazim.

La barrera de protección del puente cedió bajo el empuje de la muchedumbre aterrorizada. Decenas de personas cayeron en el Tigris y se ahogaron, indicó una fuente de seguridad.

Las autoridades iraquíes atribuyeron a los fieles del derrocado dictador Saddam Hussein y a los miembros de la red de Abu Mussab Al Zarqaui, el hombre de la red terrorista Al Qaida en Irak, la responsabilidad del rumor que originó el desordenado movimiento de pánico.

Centenares de zapatos abandonados y ensangrentados ponían en evidencia la magnitud de la tragedia.

Otras 25 personas fallecieron tras ingerir comida envenenada y sus cadáveres fueron llevados al hospital.

Varios países y organizaciones han deplorado esta catástrofe.

El secretario general de la ONU, Kofi Annan, expresó «su gran tristeza» mientras el secretario de la Liga Arabe, Amr Mussaa, llamó «a la multiplicación de los esfuerzos árabes para apoyar al pueblo iraquí».

El nuncio apostólico en Irak, monseñor Fernando Filoni, expresó «la solidaridad y las oraciones de la comunidad católica iraquí» por las familias de las víctimas.

Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Italia, Alemania, Grecia, Polonia, Canadá y España enviaron asimismo sus condolencias a las autoridades de Irak.