Estadounidenses cuestionan parcialidad de medios

Estadounidenses cuestionan parcialidad de medios

NUEVA YORK (AFP).- Cartas abiertas, divisas agresivas, manifestaciones temáticas: los militantes anti-Bush critican a los medios de comunicación y en particular a la televisión, acusada de beneficiar al gobierno.

   La cadena conservadora Fox News, propiedad del grupo de Rupert Murdoch, está en el centro de las recriminaciones, pero los reproches van más allá, y el miércoles a la noche se anunció una manifestación «contra los medios masivos», frente a la sede de Fox, CBS y de CNN.

   «Estos últimos años, los medios masivos han marchado de la mano con el gobierno de Bush, ahora es tiempo de desfilar contra ellos», dijo Fair, organización sobre los medios de comunicación fundada en 1986.

   «Que se trate de la guerra en Irak, del recuento de Florida en 2000, de la Patriot Act, los medios masivos se comportaron más complacientes que como perros guardianes», agregó.

   Frente al Madison Square Garden, donde se desarrolla la convención, un cartel gigante reza: «Fox News: la sala de prensa de Estados Unidos. Nosotros informamos, usted decide».

   El domingo, cuando una gran manifestación contra la guerra en Irak y la política del gobierno pasó por delante, los participantes gritaron «¡abajo Fox!».

   «Estados Unidos está basado sobre el principio de la libertad de expresión», comentó este miércoles un portavoz de la cadena.

   El martes, unas 200 personas acudieron frente a la sede de Fox con pancartas que decían «Faux News» (falsas noticias).

   Durante una gala en defensa del derecho al aborto, la actriz Kathleen Turner aprovechó para lanzar: «En estos tiempos de concentración de los medios de comunicación y de noticias uniformes, somos nosotros los artistas quienes elevamos nuestra voz para decir la verdad».

   «Pedimos un periodismo más crítico», explicó Julie Hollar, de Fair.

   Según ella, el cambio se produjo el 11 de setiembre de 2001. «De pronto, George W. Bush se convirtió en el presidente unificador, el público tenía necesidad de que lo tranquilicen, y poco a poco los medios de comunicación se cuidaron de emitir críticas contra un presidente popular», dijo.

   Desde hace algunos meses, dos periódicos prestigiosos lanzaron una autocrítica sobre su cobertura del periodo precedente a la guerra en Irak. El New York Times publicó un mea culpa y lo mismo hizo el Washington Post.

   Para Nicholas Cooper, que se autodefinió como «un activista de los medios», no es suficiente. Cooper es músico, diseñador y periodista voluntario para Indymedia, el grupo que divulga información en Internet y que se creó en el marco de las manifestaciones anti globalización de Seattle, en 1999.

   «Queremos crear un sistema para reducir el peso de los grandes medios de comunicación y dar medios a los periodistas independientes», explicó Cooper.

   Para esta convención, Indymedia montó un centro de prensa donde periodistas de todo el mundo hacen su propio periódico, The Independent, y todas las noches difunden su cobertura de las noticias  en un canal de cable local.

   Pero ahí como en muchos hogares, la vida se detiene a las 23H00 locales. A esa hora todos se reúnen alrededor del televisor para ver el «Daily Show» de Jon Stewart, una parodia diaria de un noticioso que difunde la cadena de cable Comedy Central, con una audiencia tan importante que el candidato demócrata John Kerry, aceptó la semana pasada participar como invitado.