Estados se resguardan ante posibilidad de impago de EEUU

Estados se resguardan ante posibilidad de impago de EEUU

NUEVA YORK Agencias. La sola posibilidad de que el Gobierno federal de Estados Unidos caiga en impago ha empujado al estado de California a solicitar un préstamo por 5,000 millones de dólares (mdd) para asegurarse de poder hacer frente a sus obligaciones.

  Son muchos los estados del país que están previendo planes de contingencia, en caso de que los responsables políticos no puedan acordar el aumento del límite estatutario de la deuda antes del 2 de agosto. Se preparan para una situación de caos en los mercados de deuda municipal y retrasos en los pagos federales para los servicios sanitarios, educativos y otros, algo que puede suceder si el Gobierno federal cae en default, incumpliendo sus obligaciones. 

California, por ejemplo, planea emitir su deuda con anticipación para ingresos por 5,000 millones de dólares, y colocarla en el mercado de bonos a fines de agosto. El tesorero del estado, Bill Lockyer, proyecta solicitar un crédito puente para que el estado tenga suficiente dinero en caso de que los mercados se desestabilicen y California no pueda obtener préstamos. La entidad pagará el crédito puente una vez que venda las notas de su deuda. 

Las autoridades de California están preocupadas por los potenciales retrasos en los pagos federales para Medicaid, transporte, educación y otros servicios. «Si el Gobierno federal comienza a priorizar los pagos, los estados pueden quedar relegados», indicó Tom Dresslar, portavoz del Tesorero.  

El año pasado el Gobierno federal envió 478,00 millones de dólares a los gobiernos estatales y municipales, de acuerdo con un informe publicado el miércoles pasado por la fundación Pew Center on the States. El próximo mes, los estados esperan recibir 10,400 millones de dólares, una partida destinada específicamente a subvencionar las matrículas universitarias. 

Pero ese dinero quizás no llegue si no se eleva el techo de la deuda.  

La mayoría de los estados puede hacer frente a un retraso de unos días en el envío de fondos federales, señala Scott Pattison, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Funcionarios de Presupuestos Estatales. Pero una dilación mayor sería problemática. «Podemos afrontarlo por un brevísimo periodo de tiempo, pero si la situación se prolonga, entonces tenemos un problema», advierte Pattison, agregando que los estados han establecido ya planes de contingencia.

Los estados también pueden verse perjudicados en los mercados de bonos, comenta Kil Huh, director de investigaciones en el Pew Center. Los costos de emitir su deuda podrían elevarse y algunos estados, con menor calificación crediticia, se verían excluidos. 

De hecho, la agencia calificadora Moody’s Investors Service advirtió el martes que los estados pueden sufrir si el Gobierno federal cae en impago.

Standard & Poors podría degradar deuda EU.   La agencia de evaluación crediticia Standard & Poors anunció ayer que hay un 50% de probabilidades de que en los próximos 90 días rebaje la calificación de la deuda a largo plazo de Estados Unidos, que hasta ahora goza de la nota más alta  ‘AAA’, que indica máxima solvencia. Indicó  que  que el pasado 18 de abril rebajó la perspectiva de la calificación de la deuda estadounidense de “estable” a “negativa”. 

Aún no hay acuerdo

Washington. EFE. La Casa Blanca negó ayer que haya acuerdo sobre la elevación del tope de deuda que permita evitar la suspensión de pagos en EE.UU., y señaló que “no hay progreso” que anunciar de momento, pese a que las conversaciones continúan.   “Lo cierto es que no hay progreso sobre el que informar, no estamos cerca de un acuerdo, pero continuamos trabajando en conseguir el paquete de reducción del déficit más significativo posible”, dijo Jay Carney, portavoz de la Casa Blanca, en su rueda de prensa diaria.   Carney desmentía así los rumores de pacto entre demócratas y republicanos, que habían reportado algunos medios estadounidenses.