Espectáculos Públicos enfrentará la inmoralidad del reggaetón

Espectáculos Públicos enfrentará la inmoralidad del reggaetón

La Comisión Nacional de Espectáculos Públicos y Radiofonía reaccionó ante un trabajo publicado hace unos días en esta sección ¡ALEGRIA! del periódico HOY, prohibiendo el tema “La langosta”, interpretado por Amarfi y la Banda de Ataque, al considerar que sus letras atentan contra la moral y las buenas costumbres.

El artículo en cuestión también cuestionó la excesiva carga de vulgaridad que tiene la música de reggaetón que desde el año pasado campea por sus fueros cada vez en más estaciones de radio.

El merengue “La langosta”, prohibido mediante la resolución No. 001/2004 de la CNEPR, narra las cualidades físicas de una mujer a quien le dicen así por “la colota” y a seguidas comienza a nombrar las partes del cuerpo que le gustan de ella, la cara, los pechos, los muslos y el cu…cu…cu… cuerpo, pero dicho con la rima de la palabra anterior suena como ustedes ya saben.

Ese tema fue número uno en varias de las emisoras de la capital y de provincias en el mes de diciembre. Cuando la comisión vino a prohibirlo el pasado martes, ya los niños se lo sabían de memoria y hasta lo tararean en las calles.

Esto sucede a pesar de que el organismo regulador de lo que debe salir por la radio y la televisión de la República Dominicana, cuenta con un departamento de monitoreo que debiera detectar con más tiempo ese tipo de adefesios musicales que tanto dañan a niños y adolescentes y que constituyen un mal ejemplo a las futuras generaciones.

Alienta que el presidente interino de la Comisión de Espectáculos Públicos y Radiofonía, Andrés L. Mateo, diga que esa entidad aplicará en los próximos días todas las medidas que sean pertinentes para sacar de los medios electrónicos los temas musicales que vulneran la integridad y la decencia de la familia dominicana.

La institución adscrita a la Secretaría de Estado de Cultura también tiene mucha tela por donde cortar en la música de reggaetón, si en verdad quiere adecentar los medios audiovisuales, amparada en la ley 1951 y el obsoleto reglamento 824.

“Urge controlar la vulgaridad que recibe la población a través de algunos programas de radio y televisión, de películas, comerciales y vídeo-clips, así como de muchos temas musicales, principalmente en la línea del reggaetón, que en realidad son vergonzosos en sus letras”, precisó el también sub-secretario de Cultura.

Mateo advirtió, asimismo, a los locutores, que el carnet que los autoriza a hacer uso de los micrófonos podría ser suspendido o cancelado si colocan los temas prohibidos por la CNEPR, además de las sanciones que contempla las leyes en contra de los directores y programadores que permiten tales violaciones.

“La Comisión tiene que cumplir con la función social para la cual fue creada, en defensa de la moral y las buenas costumbres, para cuya labor requiere del concurso de todos los sectores de la sociedad, principalmente del apoyo de la familia dominicana”, expresó Andrés L. Mateo.